Improntas a dos voces

Está a punto de cumplirse uno de mis sueños: publicar con Olifante Ediciones de Poesía; mi nueva aventura es "Instantáneas entre penumbras".
Tendido aquí en la arena,
mientras veo volar
las gaviotas
me pregunto: ¿y el mar,
sabrá volar el mar?

(José Corredor-Matheos)

Buscar este blog

martes, 31 de diciembre de 2013

5

Si fueras como la muerte, cuando me acaricia, no podría negarte mi último aliento

De "Rimas restadas"
Francisco J. Picón
Todos los derechos reservados

viernes, 27 de diciembre de 2013

4

Cuando entre las sombras habita el sabor de la derrota es cuando en mi piel se tatúa el color de la esperanza

De "Rimas restadas"
Francisco J. Picón
Todos los derechos reservados

sábado, 21 de diciembre de 2013

3

He mirado a la muerte a los ojos: en su pupila azul no había poesía.

domingo, 15 de diciembre de 2013

2

He respirado el aire viciado de tu olvido y mis pulmones se han declarado en rebeldía

lunes, 9 de diciembre de 2013

1

Es en tu abrazo más intenso en el que mis sentidos rompen su timidez y bailan un tango con tus caderas.

De "Rimas restadas"
Francisco J. Picón
Todos los derechos reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual

jueves, 5 de diciembre de 2013

GRITO EN LA NOCHE

Grité una noche
esperando réplicas
en el silencio
lóbrego de la duermevela
y me respondió
el sueño del colapso
del tiempo
que se desvanece
cada amanecida

Una intrascendente
resaca de almohada
y sábanas
con arrugas de vigilias
aturdía
mi mirada perpleja

Grité esa noche
un lamento de furia
enquistada
de rutinas y sinsabores
y el eco de la indolencia
ensordeció mi orgullo

Esa alborada
huí de la rebeldía
de mi mocedad
para amarrar mi temple
en la decrépita
costumbre de la lucidez


Y mi grito se sofoca con la brisa de la edad

De "Alambique de vestigios"
Editorial Quadrivium
Francisco J. Picón
Reservados todos los derechos en el Registro de la Propiedad Intelectual

lunes, 18 de noviembre de 2013

EN LAS DISTANCIAS CORTAS

En las distancias cortas,
esas en las que
se confunden los alientos
y el aroma de la intimidad
inunda la pituitaria
del momento,

en esas distancias
sin medida
en las que una caricia
rompe las fronteras
del pudor,

cuando el calor
se funde entre
las arrugas
de dos pieles distintas,
sin tabúes,

en esos momentos
donde las miradas
no necesitan
de unos párpados
abiertos para ver

en las distancias cortas
son en las que
me siento hombre
sin orgullos ni prejuicios,

para sentirte mujer

De "Alambique de vestigios"
Editorial Quadrivium
Todos los derechos reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual

viernes, 25 de octubre de 2013

SUBLIME SOSIEGO

Paseando
por caminos de tierra,
alzando el polvo
de tantas huellas
olvidadas,
descubro cada día
el valor del tiempo

No importa nada
cuando nada es urgente,
salvo la pausa
y el sonido de la calma
entre las sombras
de unos árboles protectores

Es entonces,
cuando las saetas
de las prisas enquistadas
se ralentizan
y se relativiza el tictac
de la rutina

Y saboreo
ese minúsculo instante,
relamiendo cada gota
de su néctar,
esbozando una sonrisa
en las arrugas de mi piel,
y….
… no importa nada,

salvo ese sublime sosiego

De "Alambique de vestigios"
Editorial Quadrivium
Francisco J. Picón
Todos los derechos reservados

miércoles, 9 de octubre de 2013

COMO UN PEZ

Intento abarcarte
y te me escapas,
como un pez
de incertidumbre y escamas,
de entre las manos

El silente rubor
que incendia mis mejillas
ilumina mi desconcierto
con acentos de insolencia
y conformismo

Me destierro a la opacidad
de mis indecisiones,
mientras tu aleteo
perenne abandona
los cauces
de mi convencimiento

A lo lejos
distingo la huella
de tu sombra
y una lágrima
de impotente furia
se asienta en mi piel

pese a todo
yo sigo
en el intento de abarcarte
con unas manos
que enviudan de abrazos
y encallecen

de caricias malgastadas…

De "Alambique de vestigios"
Editorial Quadrivium
Francisco J. Picón
Todos los derechos reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual

lunes, 16 de septiembre de 2013

QUIMERAS Y DESEOS

Quisiera
garabatear un poema
con vocablos sencillos
y rima coherente,
una elegía
de estrofas de sueños
y ritmo grandilocuente
a base de versos
de paz y sonrisas

Quisiera
componer esa tonadilla
de melodía suave
para bailar cada noche
entre sábanas de concordia
y sudores ardientes,
un tango en la piel
de las miradas malgastadas
en el arrabal del desvelo

Quisiera
pintarrajear ese tapiz
que fortifique la ilusión
con cimientos de color
y líneas de esperanza
en el día que despunta,
una albada cualquiera
no importa de donde
en el bastidor de la suerte

Quisiera
imaginar esa película
de final feliz
en una butaca carcomida
del teatro de la vida,
a golpes de palomitas
y lágrimas surcando
la mejilla marchita
del rostro de la miseria.

Quisiera
no querer volver a escribir
con voces sentidas
y una rima hiriente
un poema como éste,
ni musitar canciones dolientes
entre claroscuros de fracasos
y repartos de ausencias
en un diván del olvido


Quisiera…

De "Alambique de vestigios"
Editorial Quadrivium
Francisco J. Picón
Todos los derechos reservados

domingo, 8 de septiembre de 2013

DIME, MUJER DE MIS SUEÑOS

Dime, 
mujer de mis sueños,
¿dónde se disipa
la saliva de tus besos?

¿dónde se guarecen
las caricias inhibidas?

¿dónde hibernan
las miradas furtivas?

¿dónde se guarda
el reflejo de tu cuerpo
cuando abandona
la segura intimidad
del espejo?

dime,
mujer de mis sueños,
¿en qué tapiz
se dibujan las sonrisas
que enmarcan tus ilusiones?

¿en qué recóndito retiro
escondes los deseos
que se amordazan
en tu piel?

dime,
mujer de mis sueños,
¿dónde deserta la llave
del confín del recelo?

¿en qué andén
se detiene el convoy
de tus caderas?

¿dónde se recoge
la aureola de tu sombra?

¿en qué edredón
 se aplacan tus anhelos?

¿cuándo trazarás
el verso que te invoca?

pero, no te olvides
y dime,
mujer de mis sueños,
¿dónde se disipa

la saliva de tus besos?

De "Alambique de vestigios"
Editorial Quadrivium
Francisco J. Picón
Todos los derechos reservados

miércoles, 28 de agosto de 2013

RETRATO DE UNA CIUDAD CUALQUIERA

Caminas por las aceras
de una ciudad cualquiera
y miras en la distancia
tantas soledades
colectivas

Observas un hombre,
descuidado y absorto
en su mundo de prisas
y estrés,
avanzando entre
el gentío hacia
ninguna parte

Te detienes junto
a un portal vacío
a mirar los cristales
y ver la vida pasar
a través de su reflejo

En la otra acera,
un vendedor de cupones
proclama la suerte
efímera del dinero
y el azar

Las soledades colectivas
avanzan en el día a día,
ignorantes
y orgullosas, sin rumbo
definido

En las ciudades
cualquiera,
las aceras nunca
están solas,
se abarrotan de huellas
de anonimatos
y ausencias

Y tú sigues caminando,
absorto en tu soledad,
pagado de ti mismo
pues crees saber
que no estás solo.

Ignorante tú,

¡como tantas soledades!

De "Alambique de vestigios"
Editorial Quadrivium
Francisco J. Picón
Todos los derechos reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual

sábado, 17 de agosto de 2013

INDIFERENCIA

En la taberna
de un distrito sin nombre,
al calor de una timba
y un vino de garrafa,
unas cuantas soledades
se disfrazan de compañía
en una danza repetida
y monocromática

Envidan cantilenas
de sirenas al compás
de brindis al sol
y capotes a la luna
del cristalino de sus resacas,
enlutadas de efluvios
de alcohol y ficciones

Existen cantinas
de barrio
en cada ciudad,
pobladas de desiertos
en torno a una mesa,
mientras el carrusel
de la indiferencia
se condensa

en la retina del tiempo

De "Alambique de vestigios"
Editorial Quadrivium
Francisco J. Picón
Todos los derechos reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual

jueves, 8 de agosto de 2013

LA ESTELA DE LA TRANQUILIDAD

Si disfrutara del don
de conocer cuanto veo
sin el prisma
del prejuicio
ni el tamiz
de mi cultura,
miraría tras el cristal
de mi tragaluz
sin aprensión, ni pudor.

Si me confiriesen el valor
para afrontar la vida
sin traumas, sin discordias,
sin  repetidas derrotas
en la comisura de la mirada,
progresaría por la senda
de mi presente
hacia el mañana espontáneo
de la perplejidad

Si mis manos arrullasen
la piel de la autenticidad
entre las sábanas
del tiempo perdido
y la saliva de las prisas,
ceñiría cada momento
sin pausa ni cobardía,
sintiendo los latidos
y el pulso de mi suerte

Si supiera estrujar
cada segundo
de mi existencia,
descubriría,
sin titubeo,

la estela de la tranquilidad…

De "Alambique de vestigios"
Editorial Quadrivium
Francisco J. Picón
Todos los derechos reservados

domingo, 28 de julio de 2013

UN SER HUMANO

Un ser humano,
con la silueta profanada
por restos enquistados
de veladas que se fueron,
avanza por las aceras
hacia el zaguán
de las leyendas dilapidadas,
vacilante y asustado,
en espera de descubrir
el guión de su existencia

Un ser humano,
que derrochó su suerte
en una partida
de cartas,
entre trampas y fracasos,
busca revancha
ante el tahúr de los sueños
prohibidos, en los arrabales
de la miseria, implorando
al azar un gesto cómplice.

Un ser humano,
cansado y errante,
traspasa las fronteras
de sus sentidos,
aferrándose al deseo
y a su memoria,
hiriendo su orgullo
de lágrimas de realidad
y amargura, mientras

sangran sus recuerdos

De "Alambique de vestigios"
Editorial Quadrivium
Francisco J. Picón
Todos los derechos reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual

domingo, 21 de julio de 2013

AVANCE SIN PAUSA

Somnoliento y perdido,
deambulas por los rincones
de tu existencia,
en busca de una  sonrisa
perdida en algún lugar
de entre las sombras
del pasado.

Caminas,
a través de las ruinas
que pueblan los sentidos,
esperando saborear
el aliento de un minuto
compartido

Las distancias
sólo coexisten en las fronteras
de las arrugas de la piel
y las ausencias se asientan
en los meandros de un cuerpo,
lacerando de vacíos
el ocaso de tus sueños

Si decides mantenerte
adormecido o despejado,
en el fondo, no importa.

Las saetas de un tiempo
perdido prosiguen
su avance sin pausa,
mientras, en el olvido,
se acomoda la orla
de tu sonrisa,
perfilada en los labios

del ayer.

De "Alambique de vestigios"
Editorial Quadrivium
Francisco J. Picón
Todos los derechos reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual

sábado, 13 de julio de 2013

NATURALEZA AGONIZANTE

Brota del álamo milenario,
aturdido por el poniente,
un hálito de hojas y escarcha.
Tañen los anillos
del xilema del tiempo,
pulsos de savia y sordina.

En el bosque,
a las afueras de la urbe
y el carbono,
el ocaso se disfraza
de pulmones y piel

Los sonidos de la calma
crepitan entre las flores,
y el revoloteo nervioso
de la naturaleza, agonizante
en un tálamo de césped
y tréboles huérfanos
de abejas y mariposas,
farfulla un estertor
y una súplica.

El neón y los disolventes
pueblan las madrigueras
en la ribera de un arroyuelo
de alcohol y babas

Mientras,
la corteza vetusta
de los últimos álamos
se desgaja, taladrada
por larvas de silicona
y muebles de diseño.

El corazón verde
se decolora en la intimidad
de una desbrozadora
de ilusiones…
La fotosíntesis
produce éxtasis
en las pupilas del estrés
al compás de la música
interrumpida por sirenas
de ponzoña y progreso

Se extinguen
los latidos ecológicos
entre capas de ozono

y vestidos de reciclaje…

De "Alambique de vestigios"
Editorial Quadrivium
Francisco J. Picón
Todos los derechos reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual

sábado, 6 de julio de 2013

COSTUMBRES REPETIDAS

Miro
a través de los cristales
de una ventana
el paso intermitente
de la vida

Pausado
pero continuo
el ritmo del ritual
avanza incesante
en busca del mañana
que, pronto,
será otro ayer.

Y le pregunto
a la experta ventana
el porqué
de tantas costumbres
repetidas

Los cristales
no responden
con palabras
pero se entumecen
y empañan de rutinas
que me contestan

Bajo la persiana

para obviar lo evidente

De "Alambique de vestigios"
Editorial Quadrivium
Francisco J. Picón
Todos los derechos reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual

domingo, 30 de junio de 2013

Y ME SIENTO VIVO

Cierro mis ojos y me sumerjo
en la profundidad de tu mirada,
humedezco los poros de mi piel
con gotas del rocío de tu saliva,
abanico los pudores y los miedos
con la brisa que emerge
del volcán de tu sonrisa…
… y me siento vivo

Camino lentamente por  la senda
dibujada con las huellas de tus pasos,
respiro los aromas de tu sombra
en cada rincón que albergó  tu cuerpo,
susurro un poema de silencios
en el lienzo del hueco de tu ausencia
con la rima de tu recuerdo…
… y me siento vivo

Y me siento vivo cada instante
compartido, cada segundo eterno
en la distancia es un puñal
clavado en mi memoria,
mas cada momento que transcurre
con el sabor de tu tacto
acariciando mis dedos…

… ¡me siento tan vivo!

De "Alambique de vestigios"
Editorial Quadrivium
Francisco J. Picón
Todos los derechos reservados