Improntas a dos voces

Está a punto de cumplirse uno de mis sueños: publicar con Olifante Ediciones de Poesía; mi nueva aventura es "Instantáneas entre penumbras".
Tendido aquí en la arena,
mientras veo volar
las gaviotas
me pregunto: ¿y el mar,
sabrá volar el mar?

(José Corredor-Matheos)

Buscar este blog

sábado, 13 de julio de 2013

NATURALEZA AGONIZANTE

Brota del álamo milenario,
aturdido por el poniente,
un hálito de hojas y escarcha.
Tañen los anillos
del xilema del tiempo,
pulsos de savia y sordina.

En el bosque,
a las afueras de la urbe
y el carbono,
el ocaso se disfraza
de pulmones y piel

Los sonidos de la calma
crepitan entre las flores,
y el revoloteo nervioso
de la naturaleza, agonizante
en un tálamo de césped
y tréboles huérfanos
de abejas y mariposas,
farfulla un estertor
y una súplica.

El neón y los disolventes
pueblan las madrigueras
en la ribera de un arroyuelo
de alcohol y babas

Mientras,
la corteza vetusta
de los últimos álamos
se desgaja, taladrada
por larvas de silicona
y muebles de diseño.

El corazón verde
se decolora en la intimidad
de una desbrozadora
de ilusiones…
La fotosíntesis
produce éxtasis
en las pupilas del estrés
al compás de la música
interrumpida por sirenas
de ponzoña y progreso

Se extinguen
los latidos ecológicos
entre capas de ozono

y vestidos de reciclaje…

De "Alambique de vestigios"
Editorial Quadrivium
Francisco J. Picón
Todos los derechos reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual

3 comentarios: