Improntas a dos voces

Está a punto de cumplirse uno de mis sueños: publicar con Olifante Ediciones de Poesía; mi nueva aventura es "Instantáneas entre penumbras".
Tendido aquí en la arena,
mientras veo volar
las gaviotas
me pregunto: ¿y el mar,
sabrá volar el mar?

(José Corredor-Matheos)

Buscar este blog

martes, 31 de diciembre de 2013

5

Si fueras como la muerte, cuando me acaricia, no podría negarte mi último aliento

De "Rimas restadas"
Francisco J. Picón
Todos los derechos reservados

3 comentarios:

  1. No hables de muerte, está muy lejos para sentir su caricia, aunque solo sea un poema.
    Bonita,rima, un beso Fran.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una metáfora, Kika; un beso y gracias!

      Eliminar
  2. Es oscuro y desesperado,. Por eso, quizá, resulta más pasional. Me gusta.

    ResponderEliminar