Improntas a dos voces

Está a punto de cumplirse uno de mis sueños: publicar con Olifante Ediciones de Poesía; mi nueva aventura es "Instantáneas entre penumbras".
Tendido aquí en la arena,
mientras veo volar
las gaviotas
me pregunto: ¿y el mar,
sabrá volar el mar?

(José Corredor-Matheos)

Buscar este blog

jueves, 5 de diciembre de 2013

GRITO EN LA NOCHE

Grité una noche
esperando réplicas
en el silencio
lóbrego de la duermevela
y me respondió
el sueño del colapso
del tiempo
que se desvanece
cada amanecida

Una intrascendente
resaca de almohada
y sábanas
con arrugas de vigilias
aturdía
mi mirada perpleja

Grité esa noche
un lamento de furia
enquistada
de rutinas y sinsabores
y el eco de la indolencia
ensordeció mi orgullo

Esa alborada
huí de la rebeldía
de mi mocedad
para amarrar mi temple
en la decrépita
costumbre de la lucidez


Y mi grito se sofoca con la brisa de la edad

De "Alambique de vestigios"
Editorial Quadrivium
Francisco J. Picón
Reservados todos los derechos en el Registro de la Propiedad Intelectual

4 comentarios:

  1. En cada amanecida se van desvaneciendo etapas de vida que pasaron, solo han quedado resacas, en las arrugas de vigilias y lamentos, ensordeció tu orgullo,huyendo en el alba la rebeldía de tu mocedad.
    Tu grito se sofoca con la brisa de la edad,... precioso poema, Abrazo grande poeta. Me encanta que comiences una nueva etapa poética. Gracias querido amigo.

    ResponderEliminar
  2. Me gusta mucho esa intrascendente resaca de almohada. Abrazos, amigo.

    ResponderEliminar