Improntas a dos voces

Está a punto de cumplirse uno de mis sueños: publicar con Olifante Ediciones de Poesía; mi nueva aventura es "Instantáneas entre penumbras".
Tendido aquí en la arena,
mientras veo volar
las gaviotas
me pregunto: ¿y el mar,
sabrá volar el mar?

(José Corredor-Matheos)

Buscar este blog

miércoles, 9 de octubre de 2013

COMO UN PEZ

Intento abarcarte
y te me escapas,
como un pez
de incertidumbre y escamas,
de entre las manos

El silente rubor
que incendia mis mejillas
ilumina mi desconcierto
con acentos de insolencia
y conformismo

Me destierro a la opacidad
de mis indecisiones,
mientras tu aleteo
perenne abandona
los cauces
de mi convencimiento

A lo lejos
distingo la huella
de tu sombra
y una lágrima
de impotente furia
se asienta en mi piel

pese a todo
yo sigo
en el intento de abarcarte
con unas manos
que enviudan de abrazos
y encallecen

de caricias malgastadas…

De "Alambique de vestigios"
Editorial Quadrivium
Francisco J. Picón
Todos los derechos reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual

8 comentarios:

  1. "unas manos
    que enviudan de abrazos
    y encallecen

    de caricias malgastadas…"

    Un final con mucha fuerza, amigo Fran.

    Abrazos poeta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, poeta, amigo Marcos, un fuerte abrazo!

      Eliminar
  2. Tu lo has dicho poeta, la vida es como un pez,
    nunca sabes su color hasta que lo tienes en tus manos,
    ni aún así, en un aleteo te abandona, quedas
    impotente con las manos vacías, como río solitario, sin agua en su cauce, he ahí tu desconcierto.
    Cambias el rumbo de tu vida, pese a todo, sigues querer tenerla en tus manos,
    que han perdido los abrazos, y se han endurecido en
    otras vidas. Precioso Poema, besos, poeta.

    ResponderEliminar
  3. ...y una lágrima

    de impotente furia

    se asienta en mi piel...

    y a pesar de ello quieres seguir abarcándole el alma, con la dureza q dan esas manos
    viudas de abrazos y encallecidas de tanto querer abrazar y no llegar.

    Me alegra q la furia no te nuble la mirada ni el deseo de continuar tras la huella q va dejando tras de sí la sombra, q puede volverse luz e iluminar tu camino.

    Te sonrío con el Alma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu visita y por tus palabras, yo también te sonrío con el alma!

      Eliminar