Improntas a dos voces

Está a punto de cumplirse uno de mis sueños: publicar con Olifante Ediciones de Poesía; mi nueva aventura es "Instantáneas entre penumbras".
Tendido aquí en la arena,
mientras veo volar
las gaviotas
me pregunto: ¿y el mar,
sabrá volar el mar?

(José Corredor-Matheos)

Buscar este blog

domingo, 28 de julio de 2013

UN SER HUMANO

Un ser humano,
con la silueta profanada
por restos enquistados
de veladas que se fueron,
avanza por las aceras
hacia el zaguán
de las leyendas dilapidadas,
vacilante y asustado,
en espera de descubrir
el guión de su existencia

Un ser humano,
que derrochó su suerte
en una partida
de cartas,
entre trampas y fracasos,
busca revancha
ante el tahúr de los sueños
prohibidos, en los arrabales
de la miseria, implorando
al azar un gesto cómplice.

Un ser humano,
cansado y errante,
traspasa las fronteras
de sus sentidos,
aferrándose al deseo
y a su memoria,
hiriendo su orgullo
de lágrimas de realidad
y amargura, mientras

sangran sus recuerdos

De "Alambique de vestigios"
Editorial Quadrivium
Francisco J. Picón
Todos los derechos reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual

8 comentarios:

  1. Así somos los seres humanos cuando la vida, nos lleva por otros caminos, dejando en la memoria un pasado sin olvido,buscando la revancha de sueños perdidos, con lágrimas y amargura sangran los recuerdos. Precioso poema, besos, Fran.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Kika, un beso, un placer tenerte por aquí.

      Eliminar
  2. inteligentes versos Fran,
    saludos para vos

    ResponderEliminar
  3. Es verdad, Fran. Los recuerdos sangran. Y mucho.

    ResponderEliminar
  4. Muy triste.
    Pero me gusta porque inspira compasión al retratar lo sórdido sin disfrazarlo.
    No hay ganadores

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es la idea, Belén, gracias por tu visita y tus palabras.

      Eliminar