Improntas a dos voces

Está a punto de cumplirse uno de mis sueños: publicar con Olifante Ediciones de Poesía; mi nueva aventura es "Instantáneas entre penumbras".
Tendido aquí en la arena,
mientras veo volar
las gaviotas
me pregunto: ¿y el mar,
sabrá volar el mar?

(José Corredor-Matheos)

Buscar este blog

sábado, 17 de agosto de 2013

INDIFERENCIA

En la taberna
de un distrito sin nombre,
al calor de una timba
y un vino de garrafa,
unas cuantas soledades
se disfrazan de compañía
en una danza repetida
y monocromática

Envidan cantilenas
de sirenas al compás
de brindis al sol
y capotes a la luna
del cristalino de sus resacas,
enlutadas de efluvios
de alcohol y ficciones

Existen cantinas
de barrio
en cada ciudad,
pobladas de desiertos
en torno a una mesa,
mientras el carrusel
de la indiferencia
se condensa

en la retina del tiempo

De "Alambique de vestigios"
Editorial Quadrivium
Francisco J. Picón
Todos los derechos reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual

4 comentarios:

  1. Vivimos en un mundo de indiferencia, por eso hay tanta soledad y desamor, se vive de prisa, de descreimiento, no se valora la vida, no hay tiempo, todo es ficticio, nunca terminas de conocer a las personas, son muy cambiantes, todo pasa por el poco afecto y desinterés en el cual vivimos. Me gustó tu poema, muy real, besos poeta. Kika.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Kika, por tus palabras y tus continuas muestras de apoyo y cariño. Besos

      Eliminar
  2. Es la soledad en compañía, ¡qué contradicción!, pero que gran verdad...

    Como siempre tus poemas me deleitan.

    Un abrazo Fran

    Fina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Fina, somos soledades colectivas en continua contradicción, un abrazo

      Eliminar