Improntas a dos voces

Está a punto de cumplirse uno de mis sueños: publicar con Olifante Ediciones de Poesía; mi nueva aventura es "Instantáneas entre penumbras".
Tendido aquí en la arena,
mientras veo volar
las gaviotas
me pregunto: ¿y el mar,
sabrá volar el mar?

(José Corredor-Matheos)

Buscar este blog

sábado, 6 de agosto de 2011

EN LA CINTURA DE LA TRISTEZA

Nunca pensé sentir esta tristeza
que se extiende sin pausa
por los intersticios de mi piel
ennegreciendo hasta el silencio

no imaginé la ausencia
perfilada en cada arruga de mi cuerpo
helando el aliento de los besos prohibidos

ni esa caricia furtiva
huyendo de la calma de unos labios
o la caries en la encía de la soledad

nunca es tanto que duele
y nada es tan poco que se esfuma

la tristeza me abraza y yo...
                                              me abandono en su cintura.

Inédita.
Francisco J. Picón
Todos los derechos reservados. 

22 comentarios:

  1. A veces la tristeza te atrapa y uno se deja mecer por ella, por que es hábil y va ocupando todos los espacios.

    Precioso poema Fran un beso

    ResponderEliminar
  2. El poeta sabe hacer suyas las emociones y transformarlas. Un abrazo sin abandono.

    ResponderEliminar
  3. Gracias, Ana, como siempre un lujo tenerte por aqui!

    ResponderEliminar
  4. Un abrazo sin más abandono que el de la entrega total, Beatriz. Tu amistad es un tesoro!

    ResponderEliminar
  5. La tristeza es un sentimiento que nos agarra la cintura, los ojos, la piel. Transmites tus sentimientos y te emocionas y haces que nos emocionemos contigo.
    Un abrazo,
    un lujo leerte,
    Ana

    ResponderEliminar
  6. El lujo es para mí por recibirte en mi blog y por saborear tus palabras, un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Cuando la tristeza se describe de esta manera,la tristeza se viste lujosamente...
    Tú engalanas cuanto describes y la emoción turba...
    Yo que ando triste,te leo y lloro pero mirando al cielo!
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Y yo, en la cintura de esa playa, esperando volver a pasear por aquí (si no viene la ola del verso, me tiraré de cabeza al mar)
    Ya no puedo decirte grande, y lo siguiente no sé con qué palabra va, creo, que el universo se avergüenza por quedarse "canijo-jiji" a tu lado!!!!


    Me encantó leerte, como siempre. Siento los versos como míos, y eso me gusta más, ahora que mis neuronas están en huelga indefinida!

    ResponderEliminar
  9. Vaya Fran, qué inédito tan soberbio! Los últimos cuatro versos, matan. Enhorabuena!

    ResponderEliminar
  10. Gracias, Mia, me emocionan tus palabras.
    Mayte, tus versos espero que, pronto, fluyan de la alegría total.
    Marcos, gracias, un abrazo inmenso!

    ResponderEliminar
  11. Probando, me dicen que no dejaba comentar

    ResponderEliminar
  12. magna belleza y sensibilidad contienen tus letras dulce e insigne poeta, infinitas gracias por concedernos el honor de ser testigos de ellas, un besin de esta amiga admiradora.

    ResponderEliminar
  13. El honor es para mí por contar con vuestro apoyo y palabras, un beso grande, Ozna!

    ResponderEliminar
  14. Unos sentidos versos que calan hondo, siempre bellos aún desde su tristeza.
    Hoy más que nunca prendida y prendada de ellos.

    Un beso POETA!!!

    ResponderEliminar
  15. Suele llegar raudamente la tristeza
    pero el tiempo, amigo de todos,
    sana en su sanación inexorable...

    Me gustó Fran, me gustó

    ResponderEliminar
  16. Gracias, Francisco, un abrazo inmenso!

    ResponderEliminar
  17. resignación...la soledad a veces nos conduce al hueco de la resignación...
    saludos para vos

    ResponderEliminar