Improntas a dos voces

Está a punto de cumplirse uno de mis sueños: publicar con Olifante Ediciones de Poesía; mi nueva aventura es "Instantáneas entre penumbras".
Tendido aquí en la arena,
mientras veo volar
las gaviotas
me pregunto: ¿y el mar,
sabrá volar el mar?

(José Corredor-Matheos)

Buscar este blog

viernes, 26 de agosto de 2011

LA TIBIA SENSACIÓN


LA TIBIA SENSACIÓN de la almohada
ermitaña,
abrazándose  a la inexistencia
de tus arrumacos,
es mi compañera de viaje más leal.
Ya no necesito recitar ovejas
para conciliar el sueño,
mis pesadillas comparecen
irreparablemente
a su encuentro con mi insomnio.

De "Instantáneas entre penumbras"
Francisco J. Picón
Todos los derechos reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual

21 comentarios:

  1. ,,,,,,,,,,,,
    ¿cómo se puede hacer del dolor y la soledad un silencio hermoso?, cada vez tengo más claro, que poeta y laceración, a veces, significan lo mismo!
    Bravo.

    ResponderEliminar
  2. Tan aciago como drástico, se clava profundo como lo hace la melancolía cuando solo nos acompaña la soledad...
    saludos para vos

    ResponderEliminar
  3. Qué melancolía implícita en los versos.... aflora la sensibilidad, el desamor, el desasosiego.-
    Un abrazo, Ana.-

    ResponderEliminar
  4. Un abrazo enorme, Ana... has dado en el clavo

    ResponderEliminar
  5. Me emocionan tus versos Fran.Cada vez mejores, más hondos y profundos, Tu poesía es como un surco que marca una imborrable huella. Pero también me duelen. Besos, muchos
    Feli

    ResponderEliminar
  6. Besos, Feli... tu opinión siempre es imprescindible para mi

    ResponderEliminar
  7. Es cierto que se clava y es certero como un dardo. Enhorabuena Fran.

    ResponderEliminar
  8. Leal y letal al tiempo. Y es que hay veces que los sentimientos más dispares comparecen en el mismo instante. ¿Por qué será que les gusta tanto mezclarse entre los sueños y desbaratarlos en la noche?
    Un placer leer tu poesía de buena mañana.
    Un abrazo.
    Carmen Jiménez (no sé porqué no me deja publicar con mi cuenta)

    ResponderEliminar
  9. Un beso, Carmen, un lujo tenerte por aquí, gracias por tu visita y tus palabras!

    ResponderEliminar
  10. Es tan fácil identificarse con la lealtad a la almohada... Magnífico poema, bellísima sensación, adorable tibieza... Gracias por compartirla, poeta. Ya sabes... :)))
    Mayte G.

    ResponderEliminar
  11. Gracias, Mayte, compartir contigo es especialmente bonito, tu sensibilidad personal y literaria es un lujo!

    ResponderEliminar
  12. La soledad al enfrentarse con esa almohada, con los sentidos abiertos a todas las certezas y el miedo de las pesadillas de la realidad.

    Es breve pero me dice tanto este poema Fran, ha sido un placer encontrarme con tus letras hoy, un beso muy grande

    ResponderEliminar
  13. Esa almohada, nuestra mejor consejera a la hora de soñar... Un abrazo, poeta!!!

    ResponderEliminar
  14. Un rabo de nube...para llevarse las pesadillas y trocarlas por sueños.Bs

    ResponderEliminar
  15. Gracias De todo, por tus palabras y tu visita, un abrazo!

    ResponderEliminar
  16. Laura, ese rabo de nube siempre será bien recibido, un beso grande!

    ResponderEliminar
  17. Sabes, muchas veces a lo largo de mi vida me he encontrado en ese justo momento de tener que abrazarse a la almohada por la falta de arrumacos, afortunadamente esos momentos pasan y la vida sigue adelante solo/a o con compañía y lo más importante es seguir siendo fiel a uno/a mismo/a y ser mejor persona día a día, un muy fuerte abrazo gran poeta.

    ResponderEliminar