Improntas a dos voces

Está a punto de cumplirse uno de mis sueños: publicar con Olifante Ediciones de Poesía; mi nueva aventura es "Instantáneas entre penumbras".
Tendido aquí en la arena,
mientras veo volar
las gaviotas
me pregunto: ¿y el mar,
sabrá volar el mar?

(José Corredor-Matheos)

Buscar este blog

sábado, 10 de abril de 2010

UN OJALÁ CONTRA LA SINRAZÓN


¡Ojalá pudiera cerrar los ojos y olvidar tantas cosas!
¡Ojalá al abrirlos de nuevo descubriera que todo es bonito...!

Abrir los ojos y mirar como juegan esos niños
entre gritos y risas, con la ropa de la inocencia...
respirar el aire puro que nace de sus sueños
y perderme en la aventura de esa infancia...

...rota por la guerra sin nombre de no importa que lugar
que amputó su futuro con la guillotina de la incomprensión
que arruinó para siempre la cosecha de gentes de bien por la sinrazón
de una orden de matar, de un juez sin clemencia... sin ganas de jugar

¡Ojalá pudiera escuchar el silencio y desterrar tantos ruídos!
¡Ojalá supiera sentir la sinfonía de los cantos que entonan la paz!

Escuchar la melodía de una familia al calor de una mesa
saboreando cariños y besos, tarareando miradas y complicidad
degustar la alegría que mana del cuello de sus camisas
y abrigarme junto a la sombra de su felicidad...

... rota por un tiro en la nuca de un padre culpable de pensar
que partió en pedazos de injusticia las entrañas de un humilde corazón
que apagó la luz de unos ojos ávidos de esperanza por la sinrazón
de una orden de matar, de un juez sin clemencia... sin ganas de mirar

¡Ojalá pudiera acariciar un piel sin agravios de color y exiliar tantos miedos!
¡Ojalá alcanzara a entender sin juzgar, a aceptar sin condenar, a vivir sin más!

Sentir cada poro de una piel sin colores de guerra bailando la danza del viento
entre personas sin sexo, sin raza, sin causa ni condición
remontar cada relieve de un cuerpo esculpido con esos alientos
de unos locos de atar que abanderan la comprensión...

... rota por la daga maldita que encendió la hoguera de la vanidad
que enfrentó a seres humanos con el estandarte de la religión
que nubló el cielo de nuestro paladar enarbolando la sinrazón
de una orden de matar, de un juez sin clemencia... sin ganas de libertad

¡Ojalá sirviera un poema para que no se necesite tanto ojalá!
¡Ojalá unos cuantos versos construyesen la muralla contra tanta sinrazón!


Escrito en febrero de 2004
Todos los derechos reservados en la Propiedad Intelectual

2 comentarios:

  1. ¡Ojalá un poema nos llenara de humanidad!
    Lindo poema.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Beatriz, un lujazo recibirte por aqui

    ResponderEliminar