Improntas a dos voces

Está a punto de cumplirse uno de mis sueños: publicar con Olifante Ediciones de Poesía; mi nueva aventura es "Instantáneas entre penumbras".
Tendido aquí en la arena,
mientras veo volar
las gaviotas
me pregunto: ¿y el mar,
sabrá volar el mar?

(José Corredor-Matheos)

Buscar este blog

domingo, 4 de abril de 2010

EN EL CIELO DE SU BOCA


En el cielo de su boca
amanecieron silencios,
en la caries de su aliento
un empaste de sonrisas
forzadas, una mueca
de hastío y un regusto
de miseria en su lengua

en el iris de sus ojos
un transtorno de pupilas
dibuja miradas vacías,
un reflejo invertido
en el espejo, una dioptría
de tristeza disimula
una lágrima sin dueño

en las palmas de las manos
anochecían las líneas,
entre los dedos caricias
huérfanas buscan
asilo en el cuerpo del delito
de sentir. Y en el dorso
un remite sin destino

en el cielo de su boca
un ocaso, un orto y una derrota,
en sus pupilas la ausencia
y en la retina la miseria
de la soledad no elegida...

Todos los derechos reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual
2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario