Improntas a dos voces

Está a punto de cumplirse uno de mis sueños: publicar con Olifante Ediciones de Poesía; mi nueva aventura es "Instantáneas entre penumbras".
Tendido aquí en la arena,
mientras veo volar
las gaviotas
me pregunto: ¿y el mar,
sabrá volar el mar?

(José Corredor-Matheos)

Buscar este blog

miércoles, 21 de abril de 2010

CANTARES SILENCIOSOS




IV
Cuando fui niño

Cuando fui niño esbocé sonrisas de inocencia en las praderas del asfalto junto al arrabal del neón... jugué la partida del crecer en el asiento de la atrevida ignorancia... grité aventuras imaginarias en los árboles del qué dirán... pero disfruté cada instante como si descubriera la tierra prometida...

Cuando fui niño no conocía la esencia de ser persona en un mundo salvaje... llenaba maletas de ilusiones en la habitación del conocimiento... recorría las avenidas inexploradas de la ciudad del futuro... comprometía conciencias sin abonar el peaje... pero soñaba con lunas que iluminaban los soles como bombillas de verdades incandescentes en la prisión de los dioses...

Cuando fui niño no quería ser hombre... carecía de miedos pues no conocía el silencio... la fobia era un enfado y el enfado la risa... buscaba serpientes para conquistar un reino... cazaba las sombras para despegarlas del suelo... corría sin pausa pues no tenía prisa... pero no existía lo imposible, ni lo incierto, ni el tiempo...

Cuando fui niño cambiaba dinero por sueños... los gritos por besos... la ira por juegos y cada sorpresa era un mundo y el Mundo mi sorpresa...

Cuando fui niño tuve un sueño... cuando fui hombre alcancé el sueño... cuando fui anciano conocí la dicha de morir con mi sueño...

Cuando fui niño viví... no quise morir sin mi sueño...


De "Cantares Silenciosos"
Francisco J. Picón
Todos los derechos reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual

9 comentarios:

  1. Oh tus cantares...

    y estos andares

    compañero de viaje

    poeta de bello linaje...

    ResponderEliminar
  2. Me encanta !! Fran. Has llenado de magia tu niñez y la has preñado de metáforas. Realmente adorable, mi querido amigo. Felicidades.

    ResponderEliminar
  3. Mia, Paquita, muchas gracias por vuestras palabras y vuestra visita, un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Disfruto de tus ojos de niño.
    Como si el tiempo me regalase un exilio de juegos, de vida, de sueños.
    Porque después de navegar por tus letras,yo también me recordé.

    Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  5. Un abrazo enorme, Eusebio, gracias por tu visita

    ResponderEliminar
  6. Muy bello Fran,la hermosura de la niñez ese tiempo en nuestras vidas dónde se tiene o se carece de miedos.Que bonito lo escribiste.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. "Cuando fui niño no quería ser hombre..." y ahora, siendo mujer, me has hecho extrañar tanto a esa niña...

    ResponderEliminar
  8. Mil felicitaciones.
    No tengo palabras para describir tanta belleza en sus escritos. Dios lo ilumine siempre y le brinde toda la sabiduría del mundo para seguir compartiendo con todos sus amigos. Gracias.
    Risalia C.

    ResponderEliminar
  9. Mariah, MagaRI, Rosalía, me enorgullece y honra vuestra visita y vuestras palabras. Un inmenso placer saludaros!

    ResponderEliminar