Improntas a dos voces

Está a punto de cumplirse uno de mis sueños: publicar con Olifante Ediciones de Poesía; mi nueva aventura es "Instantáneas entre penumbras".
Tendido aquí en la arena,
mientras veo volar
las gaviotas
me pregunto: ¿y el mar,
sabrá volar el mar?

(José Corredor-Matheos)

Buscar este blog

jueves, 15 de abril de 2010

CANTARES SILENCIOSOS

II
Marinero de mares ajenos

He viajado por los cuerpos de continentes abruptos buscando un paraíso perdido en el sinfín de mi fantasía...

He recorrido selvas de reproches en el umbral de mis mejores galas disfrazado de muchacho valiente... y he llorado en los rincones de la cisterna de un water... gimiendo dentelladas de lamentos infames al calor de un ambiente atrofiado...

He soportado las lluvias amargas de palabras hirientes... el granizo insano de miradas esquivas... el huracán de la desconfianza junto a torbellinos de ira... pero todo eso no importa si alcanzo el puerto de tu regazo para mi nave cansada...

He encontrado un mar de calma donde atracar mis pasiones... una isla del tesoro valorada en lingotes de ternura y besos y mi alma de poeta, otrora aventurera, se ufana en abrazarse al contorno de tu viento...

Hoy mi cantar silencioso, aún convaleciente tras su venida al mundo, reposa en las sábanas del lecho de tu pelo...

Hoy es una aventura y ayer una mentira...

(Remaré entre estas aguas sin abandonar mi sitio en el muelle de tus labios...)



De "Cantares Silenciosos"
Francisco J. Picón
Todos los derechos reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual


6 comentarios:

  1. Precioso, una delicia encontrar ese mar de calma donde refugiarse

    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Ana, un lujo tenerte por aqui

    ResponderEliminar
  3. Hola Fran,
    Te felicito por tanta belleza expresada en poesía.Con tu permiso pasearé por este tu espacio para disfrutar de tus letras.
    Un abrazo.

    María Holguera

    ResponderEliminar
  4. Es un lujazo para mi que me visites y me leas, María.. un beso

    ResponderEliminar
  5. Genial, Fran.
    Es un placer poder leerte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar