Improntas a dos voces

Está a punto de cumplirse uno de mis sueños: publicar con Olifante Ediciones de Poesía; mi nueva aventura es "Instantáneas entre penumbras".
Tendido aquí en la arena,
mientras veo volar
las gaviotas
me pregunto: ¿y el mar,
sabrá volar el mar?

(José Corredor-Matheos)

Buscar este blog

sábado, 30 de marzo de 2013

COMO UN MORTAL


Como esa colilla
aplastada en el suelo
de la cocina

Como esa borrita
de polvo que se mece
al compás del viento

Como esa sombra
que deserta del cuerpo
del delito inconfeso

Como el hueco
de la ausencia en el jergón
de la rutina

Como el bosque
caduco de hojuelas
un estío renegado

Como ese riachuelo
huérfano de lluvia
sin cauce conocido

Como este poema
hastiado de versos
y métrica insegura

Como un mortal
indefenso y espontáneo
en busca de su suerte

En "Alambique de vestigios"
Editorial Quadrivium
Francisco J. Picón
Todos los derechos reservados

4 comentarios:

  1. La vida es como polvo llevado por el viento,vivimos muy de prisa, la rutina del diario vivir nos atrapa no pensamos que el tiempo es un soplo y la vida un suspiro, somos mortales que no pensamos que hoy estamos, mañana quién sabe.Precioso poema de vida, besos poeta de ojos oscuros.

    ResponderEliminar
  2. Me gusta esa "métrica insegura" de los mortales. Abrazos amigo.

    ResponderEliminar