Improntas a dos voces

Está a punto de cumplirse uno de mis sueños: publicar con Olifante Ediciones de Poesía; mi nueva aventura es "Instantáneas entre penumbras".
Tendido aquí en la arena,
mientras veo volar
las gaviotas
me pregunto: ¿y el mar,
sabrá volar el mar?

(José Corredor-Matheos)

Buscar este blog

sábado, 2 de marzo de 2013

AGUAS ENREVESADAS


Entre los líquenes
de la inconsistencia
se perfila el discontinuo
devenir del hoy

Un murmullo
de aguas enrevesadas,
arrojando
gotas de insolente
albedrío,
anega el contexto
de la rutina

Una leve brisa
abanica el sudor
de las prisas

En la mejilla
de un ayer
vetusto
asoman
las arrugas
de un imberbe
mañana

Avance imperecedero
e irreverente
hacia un destino
sin nombre
ni remite acreditado

De "Alambique de vestigios"
Editorial Quadrivium
Francisco J. Picón
Todos los derechos reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual

2 comentarios:

  1. Me quedo con estos versos:
    "Una leve brisa
    abanica el sudor
    de las prisas"
    Ojalá esa brisa logre detener las prisas. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las prisas se desvanecen cuando es un amigo el que las comparte contigo, querido, Marcos, gracias, un abrazo

      Eliminar