Improntas a dos voces

Está a punto de cumplirse uno de mis sueños: publicar con Olifante Ediciones de Poesía; mi nueva aventura es "Instantáneas entre penumbras".
Tendido aquí en la arena,
mientras veo volar
las gaviotas
me pregunto: ¿y el mar,
sabrá volar el mar?

(José Corredor-Matheos)

Buscar este blog

martes, 28 de mayo de 2013

UNA COPA VACÍA

Una copa de champán
erupciona burbujas
de indiferente alcohol
entre los labios de la resaca
y la costumbre

Un tenue seísmo
amanece entre los dedos
de la indigente
somnolencia del fracaso
redundado

Un aliento afónico
regurgita sabores de ayer
en el paladar enlutado
de un cielo desvanecido
y harapiento

Un hombre solitario
mira el reflejo inexistente
al otro lado del espejo
y no comprende
quién le robó su mirada

Ya no hay burbujas,
sólo cristales rotos
y un aroma a alcohol
en la pituitaria
de la insensible rutina

                            y una copa vacía

                                      sobrevive en la memoria


De "Alambique de vestigios"
Editorial Quadrivium
Francisco J. Picón

10 comentarios:

  1. Te ha robado la miada otros ojos que te ha,...o, te quiere,no estás solitario vives con un gran amor en tu pecho, la copa ha de llenarse y tu memoria la vivirá, todo tiene su tiempo, las prisas nunca son buenas beso enorme poeta te quiero amigo.

    ResponderEliminar
  2. el ayer, cuánta nostalgia Fran, cuánta
    saludos

    ResponderEliminar
  3. Cautiva el final de esos siete últmos versos, amigo Fran. Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. Esa "copa" llena de "champán" es para mí como un símbolo del "pensamiento anestesiado" que no desea ahondar en el sufrimiento de un amor perdido.

    Abrazos y feliz día, Fran

    Fina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algo de eso pretendía contar, Fina, gracias por tu visita y tus palabras. Un abrazo

      Eliminar