Improntas a dos voces

Está a punto de cumplirse uno de mis sueños: publicar con Olifante Ediciones de Poesía; mi nueva aventura es "Instantáneas entre penumbras".
Tendido aquí en la arena,
mientras veo volar
las gaviotas
me pregunto: ¿y el mar,
sabrá volar el mar?

(José Corredor-Matheos)

Buscar este blog

sábado, 8 de junio de 2013

SOMBRAS MATERNALES

Abandono las sombras
que, maternales,
ampararon mi tristeza
tantas noches insomnes

merodeo por el claroscuro
camino
que me lleva
sin destino preconcebido
a la deriva

destierro soledades
enquistadas en la piel
de mi rutina

hipoteco mañanas
nonatos
encubiertos de avales
de incertidumbre
en la financiera
del silente futuro

y se extingue  la noche
en el preludio
de mi suerte…

ya no hay sombras maternales

en la comisura de mi vida


De "Alambique de vestigios"
Editorial Quadrivium
Francisco J. Picón
Todos los derechos reservados

6 comentarios:

  1. Nos refugiamos en las sombras maternales, como teniendo miedo de lo que habrá al otro lado, pero la vida nos impulsa hacia otros derroteros:

    ¡¡Hay que continuar!!.

    Muy bonito tu verso, un abrazo

    Pilar

    ResponderEliminar
  2. Las sombras maternales en momentos de tristeza te amparan en silencio, como una madre velando por su hijo
    aunque el camino sea incierto has de encontrar el tuyo, sigue la línea recta has de llegar , sentirás la paz
    que hoy te falta.
    Las madres siempre están poeta,
    bello poema, besos amigo.
    kika.

    ResponderEliminar
  3. Sensación de desamparo la que envuelve la voz de este poema. Estupendo, Fran. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desamparo total, gracias, Marcos, querido amigo. Un abrazo.

      Eliminar