Improntas a dos voces

Está a punto de cumplirse uno de mis sueños: publicar con Olifante Ediciones de Poesía; mi nueva aventura es "Instantáneas entre penumbras".
Tendido aquí en la arena,
mientras veo volar
las gaviotas
me pregunto: ¿y el mar,
sabrá volar el mar?

(José Corredor-Matheos)

Buscar este blog

domingo, 20 de enero de 2013

TIOVIVO EXISTENCIAL


Transcurre el perenne carrusel
del tiempo
entre sombras y fulgores
de rutinas y demencias
aderezadas de silencio
y arrugas en la intemperie

sobrevienen amaneceres,
sonámbulos,
con remiendos en la suerte
y un desgarro en la memoria,

avanzan paulatinos
hacia el linde de la edad

en las alforjas proscritas
de la tierra del olvido
se resguardaron los sueños
desalentados,
latentes,
recluidos en una bruma
del recuerdo

un tenue anhelo
emana de la garganta
ahogada
de desasosiego y distancia

mientras,
en el reloj incoherente
de la cotidiana
existencia,
las saetas marcan
las miradas y un cuarto

un leve sopor
invade los labios
del hastío

y el tiovivo imperturbable
gira en torno
al eje de la usanza
al compás de melodías
que palían
la lasitud de las pupilas

De "Alambique de vestigios"
Editorial Quadrivium
Francisco J. Picón
Todos los derechos reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual

13 comentarios:

  1. Hermoso poema, es como el carrusel de la vida. abrazo Fran.

    ResponderEliminar
  2. Respuestas
    1. Gracias, Kika, un beso, un placer recibirte por aquí!

      Eliminar
  3. LO QUE UN HOMBRE PIENSA DE SI MISMO,ESTO ES LO QUE DETERMINA,O MAS BIEN INDICA SU DESTINO.ES SALUD MENTAL AMOR POR USTED MISMO Y DESPRENDER LO QUE YA NO ESTA.UN FUERTE ABRAZO POETA ,MUY SUYO EL POEMA GRACIAS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Lidia, un placer, como siempre, recibirte por aquí. Un beso.

      Eliminar
  4. Muy hermoso Fran y lleno de sensibilidad. un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Me encanta tu estilo al escribir, he disfrutado mucho de la lectura. Saludos.

    http://redecoratelg.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  6. El carrusel de la vida, no sabemos donde ni cuando pararà y nos invitarà a bajar.
    Me ha gustado tu poema.

    un abrazo

    fus

    ResponderEliminar