Improntas a dos voces

Está a punto de cumplirse uno de mis sueños: publicar con Olifante Ediciones de Poesía; mi nueva aventura es "Instantáneas entre penumbras".
Tendido aquí en la arena,
mientras veo volar
las gaviotas
me pregunto: ¿y el mar,
sabrá volar el mar?

(José Corredor-Matheos)

Buscar este blog

domingo, 13 de enero de 2013

TAMBORADA


Tañe el corazón
de la noche
en la inmensa afonía
del día que se extingue,
sístoles, diástoles…
tamborada de anonimatos
y luminosidades
difuminadas

en la penumbra,
indefensiones y titubeos
a modo de sudarios
y edredones,
arropan la piel
de la soledad

un cielo ennegrecido,
inaccesible y elitista,
oculta el reflejo
de la medrosa mirada
sin dueño

una brisa
de indolencia
zarandea el manto
del silencio

en el horizonte
un impertinente sol
desampara al feudo
de la lóbrega
memoria insolente

clarea
una nueva historia
en el tálamo
de la que sucumbe

De "Alambique de vestigios"
Editorial Quadrivium
Francisco J. Picón
Todos los derechos reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual

9 comentarios:

  1. Solo me queda asombrarme y deleitarme con la belleza de tus letras, soy adicta a ellas ,tu lo sabes Fran besos,

    ResponderEliminar
  2. Me encanta que clareen las nuevas historias aunque sea triste que otras sucumban. Porque, aunque es cierto que el mundo está lleno de las últimas, también lo es que sigue adelante por las primeras. Un abrazo, Fran.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo, Merche, gracias por tu visita y tus palabras, un abrazo!

      Eliminar
  3. Sonora tamborada. Sonoros versos, con mucha fuerza, Fran. Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. Triste y bonita historia, que vas dejando en el laberinto de la vida, dando paso a otra para alejar la soledad que te embarga, tu corazón ha de latir con fuerza a la nueva esperanza, abrazo Fran. Musua

    ResponderEliminar