Improntas a dos voces

Está a punto de cumplirse uno de mis sueños: publicar con Olifante Ediciones de Poesía; mi nueva aventura es "Instantáneas entre penumbras".
Tendido aquí en la arena,
mientras veo volar
las gaviotas
me pregunto: ¿y el mar,
sabrá volar el mar?

(José Corredor-Matheos)

Buscar este blog

jueves, 25 de octubre de 2012

EN ELLA


En su piel
hibernan los inciensos
de mis caricias

en cada poro
de su talle
un sueño

en cada brote
de sus sentidos
un cogollo
de mis roces

en su mirada
residen mis ojos
agazapados en su pupila

en su pituitaria
el sabor de mis abrazos

en sus dedos
la estela de mis besos

en su corazón
una estría de ternura,
una sutura de cariño
y borbotones
de su existencia
en mis venas

En "Alambique de vestigios"
Editorial Quadrivium
Francisco J. Picón
Todos los derechos reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual.

16 comentarios:

  1. Una de mis preferidas...qué gran homenaje!!

    Un beso POETA!!

    ResponderEliminar
  2. Con esos ojos llenos de luz,dejó en ti ,las ganas de soñar con algo más.Eso percibo yo. Bellisimo tu poema Fran ,siempre encuentro en ellos un fondo nostálgico tan atractivo.Tu lectora incondicional. Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un beso, Lidia, me encanta tenerte por aquí. Un beso grande.

      Eliminar
  3. Este poema de amor este sembrado con semillas de nostálgicos recuerdos que el pensamiento sigue alimentando. Belleza en tus versos, amigo Fran.

    UN abrazo en este sábado otoñal.

    FINA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras y por tu visita, Fina. Un abrazo.

      Eliminar
  4. Tus palabras son conquistas al oido y los sentidos...
    Un placer visitarte

    Saludos almendrados ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El placer es mío al recibirte, gracias Teyalmendras. Saludos.

      Eliminar
  5. Qué mejor lugar para "guardarnos" que un cuerpo amado... maravilloso Fran.

    ResponderEliminar
  6. Un poema de entrega, da igual no recibir nada a cambio, en cada poro un verso, una vida.

    Me ha gustado mucho Fran un beso

    ResponderEliminar
  7. Cuando la llama arde
    todo resplandece

    Bellísimo

    Abrazos

    ResponderEliminar
  8. Toda una declaración apasionada. Cuando esa persona se convierte en algo tan vital como perfectamente transmites en este poema. Estupendo, Fran. Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar