Improntas a dos voces

Está a punto de cumplirse uno de mis sueños: publicar con Olifante Ediciones de Poesía; mi nueva aventura es "Instantáneas entre penumbras".
Tendido aquí en la arena,
mientras veo volar
las gaviotas
me pregunto: ¿y el mar,
sabrá volar el mar?

(José Corredor-Matheos)

Buscar este blog

domingo, 20 de mayo de 2012

RESIGNACIÓN


Apura cada gota de vino
buscando el fondo de la rutina
más encuentra los posos del olvido
y una resaca que se aproxima

Seduce a cada barra de bar
esperando una sonrisa en el silencio
pero se aburre hasta de soñar
y un adiós resuena en sus oídos

Camina indeciso entre bostezos
salpicando su camisa con restos de lástima
más el alcohol es su único amigo
y juntos juegan su última partida

Duerme en un colchón sin sábanas
el sueño de un amor que está prohibido
pero mecido por las olas de la distancia
bucea en la sinrazón de cuanto ha perdido

Mañana es tan sólo una palabra
y el ayer un recuerdo escondido
hoy es una herida en la esperanza
y vivir es el infinitivo de lo vivido…

De "Con la vida a cuestas"
Editorial Quadrivium
Francisco J. Picón

12 comentarios:

  1. Muchas veces los sueños se vacían como el helio y cuesta soñarlos pero quizá la verdadera maravilla de la vida es que algunas veces, se cumplen, basta con no dejar jamás de creer en ellos, incluso si el cielo se ha cubierto de nubes, porque detrás de toda tormenta SIEMPRE hay un arcoris, eterno Over the rainbow.Bs

    ResponderEliminar
  2. "y vivir es el infinitivo de lo vivido"
    (y también la esperanza de seguir, la resignación cede el paso siempre)

    Es mi poemario favorito.

    ResponderEliminar
  3. Duele el presente, porque pensamos y sentimos el pasado, sin ilusión hacia el futuro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un beso, Elen, gracias por tu visita y tus palabras

      Eliminar
  4. Mañana es tan sólo una palabra que hay que llenar de contenido. Y, a veces, caminar hasta encontrarlo da mucho miedo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un placer recibirte por aquí y leer tus palabras

      Eliminar
  5. Buen poema.
    El vino nunca tiene la culpa.
    Un saludo, Fran.

    ResponderEliminar
  6. lo leo, lo releo...y cada vez me gusta más...es la pura realidad cuando ahogamos las penas del amor entre copas de vino.
    La última estrofa cala hondo!!

    Un beso enorme, Maestro!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras y por tu visita, Sensaciones!

      Eliminar