Improntas a dos voces

Está a punto de cumplirse uno de mis sueños: publicar con Olifante Ediciones de Poesía; mi nueva aventura es "Instantáneas entre penumbras".
Tendido aquí en la arena,
mientras veo volar
las gaviotas
me pregunto: ¿y el mar,
sabrá volar el mar?

(José Corredor-Matheos)

Buscar este blog

miércoles, 30 de junio de 2010

HIELA

Hiela
en los arrabales de la soledad,
en los caminos recónditos de las miradas perdidas,
en el silencio dormido de la palabra muerta,
en el balcón donde se asoman las caricias olvidadas.
Hiela,
y muere abrasada cada saeta del tiempo.

Se marchitan
las flores nacidas de la semilla del miedo,
las esperas acotadas en los mapas del olvido,
las espinas erosionadas por la fuerza de un recuerdo,
las heridas infectadas por la saliva del desprecio.
Se marchitan,
y brotan excitadas las frutas de la ausencia.

Vuelan
las mentiras disfrazadas de sueños y promesas,
las arrugas de una edad que abandonó la paciencia,
las sábanas desteñidas de sudores, gemidos y caricias,
las canciones afónicas de gritos y somnolencia.
Vuelan,
y bucea entre las nubes el sabor de tantos labios.

Se apagan
las llamas de la hoguera de la vanidad y el orgullo,
las pasiones encendidas con el fuego del desencanto,
las razones desubicadas en el salón de los sentidos,
las aventuras consumadas entre nicotina y alcohol.
Se apagan,
y se encienden los rubores, los deseos y la melancolía.

De "Con la vida a cuestas. Nuevas cuestas"
Francisco J. Picón
Todos los derechos reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual

6 comentarios:

  1. Un paseo por esa soledad helada, me ha encantado leerte, es un magnífico poema

    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Ana, es un lujo ser leído por una persona con tu sensibilidad poética!

    ResponderEliminar
  3. Hiela... pero la tierra ignora que la escarcha se derrite con la mínima tibieza de un rayo de sol. Hiela, cruje el suelo bajo las pisadas, el alma se acurruca y aprieta al abrigo de la piel... Como siempre, excelente, Poeta. Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Un lujo tenerte por aquí, Celsa, se te echa de menos, poeta!

    ResponderEliminar
  5. Así como abrazamos la vida con los cinco sentidos.
    Paseamos del brazo de la propia soledad, la íntima, la propia. Una compañera más de nuestro viaje por la vida. La que forma parte de uno mismo.
    Que nuestra mente va educando y aprendemos a compartirla, hallamos la manera de palparla y hacerla parte de nosotros, como una parte más de nuestra existencia.
    Aquí en tu poesía yo la he abrazado…
    Pues no hay nada más hermosos y fructífero que te toquen el alma, concederse el permiso a uno mismo.

    Abrazos Poeta.

    ResponderEliminar
  6. La poesía forma parte de nuestras vidas, incluso de los abrazos de la soledad y la forma de vivirla. Un lujo tenerte por aqui, Mariah

    ResponderEliminar