Improntas a dos voces

Está a punto de cumplirse uno de mis sueños: publicar con Olifante Ediciones de Poesía; mi nueva aventura es "Instantáneas entre penumbras".
Tendido aquí en la arena,
mientras veo volar
las gaviotas
me pregunto: ¿y el mar,
sabrá volar el mar?

(José Corredor-Matheos)

Buscar este blog

lunes, 2 de enero de 2017

NO SE MURIÓ EL AMOR

No se murió el amor,
cantaba una voz de hombre
en la frecuencia modulada de la distancia;
quizá nunca muere
y tan solo se adormece entre los dedos
o, tal vez, el amor es esa utopía
que se escribe en los viejos libros llenos de polvo.
Cantaba una voz de mujer
que el amor se murió de tanto usarlo,
puede ser que se desgaste en cada palabra pronunciada
o, quizá, el roce de una piel sea una caja de Pandora
y abra la puerta a los miedos más irracionales.
No se murió el amor,
quizá el amor nunca muere,
posiblemente sea un poeta el que agoniza
en cada verso del poema
y se detenga un corazón en su lectura.

Lo más probable es que el amor sea utopía.

"Poemas de la espera"
Fran Picón
Todos los derechos reservados

4 comentarios:

  1. El amor nunca muere...el amor le da vida al poeta...Precioso poema, abrazo Fran. <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un abrazo inmenso, gracias por tus palabras

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. La vida a cuestas... tanto como el amor. Una tempestad llega y se encuentra por sorpresa, podría elegirse pero ya no sería tormenta.
    Tan duro y tan dulce el amor... hay tormentas que nunca se olvidan.
    Un abrazo ;)

    ResponderEliminar