Improntas a dos voces

Está a punto de cumplirse uno de mis sueños: publicar con Olifante Ediciones de Poesía; mi nueva aventura es "Instantáneas entre penumbras".
Tendido aquí en la arena,
mientras veo volar
las gaviotas
me pregunto: ¿y el mar,
sabrá volar el mar?

(José Corredor-Matheos)

Buscar este blog

sábado, 3 de enero de 2015

45

Después de cada tormenta llega el silencio y, tras el silencio, un propósito de enmienda que, como siempre, antecede a la nueva tormenta.



De "Rimas restadas"

Francisco J. Picón

Todos los derechos reservados

4 comentarios:

  1. Antes de otra tormenta, es bueno recurrir a la enmienda, quizá se desvanezca en silencio. Preciosas rimas,...besos poeta.

    ResponderEliminar
  2. Vamos, la pescadilla que se muerde la cola. Pero es muy cierto. Abrazos.

    ResponderEliminar