Improntas a dos voces

Está a punto de cumplirse uno de mis sueños: publicar con Olifante Ediciones de Poesía; mi nueva aventura es "Instantáneas entre penumbras".
Tendido aquí en la arena,
mientras veo volar
las gaviotas
me pregunto: ¿y el mar,
sabrá volar el mar?

(José Corredor-Matheos)

Buscar este blog

sábado, 27 de diciembre de 2014

44

Por cada sonrisa que te regalo me devuelves una herida en el alma; aún me quedan sonrisas, ya no me queda alma para herir.

De "Rimas restadas"
Francisco J. Picón
Todos los derechos reservados

8 comentarios:

  1. Las heridas cicatrizan. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Siempre hay que sonreír, aunque te maten por dentro ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca sabes quien se puede enamorar de tu sonrisa, Begoña, un beso y gracias por tu visita y tus palabras.

      Eliminar
  3. Yo que tú me lo haría mirar, entonces...
    Un beso integral.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay nada que mirar, Lucía, ese verso fue una despedida. Un beso tan integral como el tuyo.

      Eliminar
  4. Guarda las sonrisas, en el arca del amor,...vendrán otros tiempos el alma sanará y con él brillarán tus ojos. Después de un día, nace otro día, poeta.Besos de sol.

    ResponderEliminar