Improntas a dos voces

Está a punto de cumplirse uno de mis sueños: publicar con Olifante Ediciones de Poesía; mi nueva aventura es "Instantáneas entre penumbras".
Tendido aquí en la arena,
mientras veo volar
las gaviotas
me pregunto: ¿y el mar,
sabrá volar el mar?

(José Corredor-Matheos)

Buscar este blog

sábado, 19 de julio de 2014

32

Hubo un tiempo en el que sentirme solo provocaba en mí la desazón y el miedo; ahora, con la madurez de las historias vividas, es en la soledad donde encuentro la calma

De "Rimas restadas"
Francisco J. Picón
Todos los derechos reservados

8 comentarios:

  1. La soledad es el refugio del alma,... sentirse solo y con miedo es triste. Hermosas rimas. Mil besos poeta.

    ResponderEliminar
  2. Todo depende de la actitud, Anónimo

    ResponderEliminar
  3. Y es que se llama soledad lo más necesario para escribir. Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Somos soledades colectivas, querido amigo, Marcos. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  4. Absolutamente.
    Nos necesitamos solos.
    Besos camaleónicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, L CP, por tu visita, por tus palabras y por tus besos camaleónicos. Más besos de vuelta.

      Eliminar