Improntas a dos voces

Está a punto de cumplirse uno de mis sueños: publicar con Olifante Ediciones de Poesía; mi nueva aventura es "Instantáneas entre penumbras".
Tendido aquí en la arena,
mientras veo volar
las gaviotas
me pregunto: ¿y el mar,
sabrá volar el mar?

(José Corredor-Matheos)

Buscar este blog

domingo, 16 de diciembre de 2012

METÁFORA Y LIBÉLULA


Aletea frenética
una libélula solitaria
en torno a las diáfanas
gotas de vida
del arroyuelo otoñal

Un exiguo rumor
de silbidos y brisas
se desvanece
en el silencio
del paraje
huraño del tiempo

Ráfagas de un sol
jadeante y medroso
requiebran las sombras
de la hojarasca
incipiente

Un estruendo
resuena en el horizonte
dinamitando
la quietud de una tarde
descalza de razones

La aterrada libélula
abandona la tangible
protección del vuelo
en busca
de un resuello
incombustible y perenne
en sus pupilas

Mas la inquebrantable
avaricia depredadora
de una lengua viscosa
descoyunta
el soporte del futuro
a lomos de un hoy
desalmado e insaciable

… ya no resuena
el revoloteo nervioso
sobre el cauce
del riachuelo

…ya su reminiscencia
se ahoga
en las tinieblas
de la noche…

De "Alambique de vestigios"
Editorial Quadrivium
Francisco J. Picón
Todos los derechos reservados en el  Registro de la Propiedad Intelectual

6 comentarios:

  1. Es muy bueno, Fran, de mis preferidos del Alambique. Me gusta mucho el misterio en el final. Abrazos, amigo.

    ResponderEliminar
  2. toda una escena envuelta en caos,
    o bien en la realidad metafórica de la vida
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el principio sólo existía el caos... un abrazo, Omar!

      Eliminar
  3. De repente apareces tu,el del tiempo sin tiempo,cientos de palabras aglutinadas en los sentimientos ,y las desbordas en hermosos poemas .Bravo poeta ,gracias besos.

    ResponderEliminar