Improntas a dos voces

Está a punto de cumplirse uno de mis sueños: publicar con Olifante Ediciones de Poesía; mi nueva aventura es "Instantáneas entre penumbras".
Tendido aquí en la arena,
mientras veo volar
las gaviotas
me pregunto: ¿y el mar,
sabrá volar el mar?

(José Corredor-Matheos)

Buscar este blog

lunes, 23 de julio de 2012

NATURALEZA MUERTA


Gotas de rocío
murmullos de viento
suspiros de albada
latidos de tormenta

en las rocas se esconde el silencio
de la callada sinfonía de la ausencia,
ramajes inciertos de frondosa soledad
respiran alientos desterrados del hastío

entre las hojas resecas de lágrimas
anidan rescoldos de viejos anhelos,
al cobijo de helechos de misterio
invernan caricias perdidas entre rutinas

desfilan mariposas nerviosas de olvido
por la pasarela de una melancólica pradera,
silban la melodía del fracaso las aves de la huída
aleteando presagios de ancianidad y miedos

y las gotas de rocío mueren
ahogadas por el murmullo del recuerdo
y siguen suspirando albadas que vuelven
dibujando colores en las sombras del vacío

las edades de ayer
los recuerdos del mañana
las heridas en la piel
y un mutismo en la mirada….  

… ya solo resuenan los latidos
en la tormenta de la soledad…

En "Con la vida a cuestas"
Editorial Quadrivium
Francisco J. Picón
Todos los derechos reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual

10 comentarios:

  1. "las edades de ayer
    los recuerdos del mañana
    las heridas en la piel
    y un mutismo en la mirada….

    … ya solo resuenan los latidos
    en la tormenta de la soledad…"

    impactantes versos! Me gustó!!

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  2. ... pero, aún así, en esa tormenta que pintas de soledad, la vida continúa alumbrando luz.

    Un abrazo

    FINA

    ResponderEliminar
  3. Una curiosa coincidencia, Fran. Antes de venir por aquí... he dejado en mi casa unas gotas de rocio. ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las casualidades no existen, todo es causal, incluso las coincidencias. Un saludo, Lamia.

      Eliminar
  4. la soledad, que podría antojársenos quietud impertérrita,
    la describres increiblemente como tormenta
    razón tienes, amigo
    un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Como me gusta la palabra "Albada" me recuerda tanto a Zaragoza... es un poema precioso y con muchisima sensibilidad...

    un beso

    Andrea.

    ResponderEliminar