Improntas a dos voces

Está a punto de cumplirse uno de mis sueños: publicar con Olifante Ediciones de Poesía; mi nueva aventura es "Instantáneas entre penumbras".
Tendido aquí en la arena,
mientras veo volar
las gaviotas
me pregunto: ¿y el mar,
sabrá volar el mar?

(José Corredor-Matheos)

Buscar este blog

viernes, 6 de enero de 2012

TRAS EL CRISTAL


Una silueta dibujada en el cristal
en una ventana dormida
al amparo de la distancia

una mirada esbozada entre líneas
en el quicio de la puerta
junto a la moldura de la soledad

una lágrima derramada en el parqué
hidratando virutas de angustia
al calor del barniz de la rutina

una caricia prohibida en el rodapié
que limita el sueño con la realidad
de las sombras en la comisura de la tristeza

un vaho adherido en las cortinas
de la habitación confiscada a la memoria
en los aledaños de la madrugada

un adiós difuminado en el cristal
en la ventana de la ausencia
al amparo de la locura
De "Con la vida a cuestas"
Editorial Quadrivium
Francisco J. Picón
Todos los derechos reservados


15 comentarios:

  1. Un poco triste para empezar el año,pero me gusta mucho.Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. "Te conformas con ver el mundo tras el cristal
    y ese disco que da vueltas sin descansar
    esa música que no podrás olvidar..."
    Y la noche está de guardia de tus sueños.
    Era mi comentario.Perdón por huir a esconderme en un arrebato impulsivo.A veces soy todavía más irracional que de costumbre, pero reflexiono y vuelvo. Bs

    ResponderEliminar
  4. Me quedé sin aliento. Muy buen poema! De esos que una lee y vuelve a leer y no se cansa. De esos que cada vez seguro sigue transmitiendo sensaciones. Chapó!
    Feliz Año, o al menos mucha fuerza para afrontarlo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Gracias, Carmen, feliz año, espero verte pronto

    ResponderEliminar
  6. El hogar como un paisaje de despedidas. Y la sigue vida a cuestas. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Tierno y melancólico, buen poema Fran.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Y ese grito de soledad que esparce el aíre en esa estancia
    donde solo cabe la presencia que no está...

    Magnífico el retrato de lo interno

    Un placer compartir
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Gracias, Leni, el placer es para mí, besos!

    ResponderEliminar
  10. Hay que mirar de frente a través del cristal, para que las lágrimas no sean inútiles y derramadas sin ningún beneficio, no hay que dar alas a la locura, sino a la esperanza.

    Muy bonito Fran Picon

    Pilar

    ResponderEliminar