Improntas a dos voces

Está a punto de cumplirse uno de mis sueños: publicar con Olifante Ediciones de Poesía; mi nueva aventura es "Instantáneas entre penumbras".
Tendido aquí en la arena,
mientras veo volar
las gaviotas
me pregunto: ¿y el mar,
sabrá volar el mar?

(José Corredor-Matheos)

Buscar este blog

sábado, 28 de enero de 2012

SUSPIRO LA ESTELA DE TU NOMBRE


SUSPIRO LA ESTELA DE TU NOMBRE
con la suave brisa de un beso,
mientras,
entre las cicatrices del ayer
emerge un sabor en mi memoria.

Se perfila mi sonrisa entre tus labios
ciñendo la comisura de mi lengua
y un anhelo,
es, entonces, cuando retoña en mí
el hombre que había muerto
entre las prisas.

Amanece en mis pupilas el brillo de tus ojos
a caballo de los párpados del deseo
y la ternura,
me abrazo a la frontera de tu vientre
inhalando el aliento de tu cuerpo
junto al aura candente que te nombra.

Ya no hay miedo en el confín de mi locura…

Inédito
Francisco J. Picón
Todos los derechos reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual

14 comentarios:

  1. Tus letras siempre tan llenas de significado...

    Un fuerte abrazo Fran.

    ResponderEliminar
  2. Un abrazo, acróbata. Gracias por tus palabras.

    ResponderEliminar
  3. sensual y esperanzador.....me encanta!!!!

    ResponderEliminar
  4. Gracias, Rhut! Un placer recibirte por aqui

    ResponderEliminar
  5. Maravilloso! Disfruto leyendo tus versos, cada día más, y cada vez mas sorprendida... Gracias Fran por compartir tus versos!

    ResponderEliminar
  6. Gracias a ti, Anabel, un beso enorme!

    ResponderEliminar
  7. Ya sabia que eras un gran escritor, pero cuanto más te leo más me gustan tus palabras.

    Un abrazo

    Pilar

    ResponderEliminar
  8. Gracias, Mª Pilar, un abrazo enorme!

    ResponderEliminar
  9. Siempre es bueno recibirte por acá, Omar, un saludo

    ResponderEliminar
  10. El miedo se pierde cuando el cuerpo que deseas te responde...
    Bello


    Besos

    ResponderEliminar
  11. Respuestas
    1. Siempre aprendiendo contigo...que no cese, maestro, que no cese.

      Un abrazo múltiple de este humilde poeta

      Eliminar
  12. Aprendemos mutuamente, querido Raül, un abrazo inmenso.

    ResponderEliminar