Improntas a dos voces

Está a punto de cumplirse uno de mis sueños: publicar con Olifante Ediciones de Poesía; mi nueva aventura es "Instantáneas entre penumbras".
Tendido aquí en la arena,
mientras veo volar
las gaviotas
me pregunto: ¿y el mar,
sabrá volar el mar?

(José Corredor-Matheos)

Buscar este blog

sábado, 15 de octubre de 2011

LO VISTIERON DE SOLDADO


Nunca quiso una pelea  en el patio del recreo
y por no discutir huía abandonando secretos,
nunca tuvo un enemigo que le gritara al oído
y por no molestar callaba cuanto había sabido…

sonreía si le empujaban sin odios ni disimulos
y besaba a sus amigos cuando estaba contento,
paseaba con su perro por el parque los domingos
y miraba las palomas envidiando su alto vuelo…

escribía unos versos en los folios de sus sueños
con la rima de sus miedos y un poquito de talento,
dibujaba corazones en  los bancos del silencio
y pintaba de colores las princesas de sus cuentos….

Cambiaba una mirada por un céntimo de tiempo
que perder junto a un camino que no encuentra rumbo fijo,
repartía despilfarros junto a algunos desencuentros
y almacenaba recuerdos en algún lugar desierto…

Nunca quiso una pelea en el patio del recreo
y por no negarse a nada lo metieron en un barco,
nunca tuvo un enemigo que le gritara al oído
y su familia hoy le llora pues ha muerto desterrado…

Lo invitaron a una guerra que él no hubiera aprobado
y en su cabeza hicieron diana balas de desatinos,
él buscaba unas armas que nunca nadie ha encontrado
y su cuerpo ha franqueado la aduana del fracaso…

Él era un poeta que vistieron de soldado
y su rima eran estrofas de metrallas de otros bandos,
él pintaba de colores unos tanques demacrados
y hoy le cubren con banderas que nunca sintió a su lado…

De "Con la vida a cuestas"
Francisco J. Picón
Editorial Quadrivium


12 comentarios:

  1. Es precioso!!! Lo estoy imaginando según voy leyendo el poema, y el final me ha encogido el corazón.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Buen poema , Fran. Me agradó leerlo. Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Y es que a veces no basta el silencio. A veces hay que gritar al oído amigo, o gritar el miedo, o gritar la injusticia aunque sea con versos. Y es que a veces no basta el silencio. Pesadumbre que se pega en cada trozo de piel al leer como un poeta puede convertirse en soldado y quedar unidos por la misma muerte.
    Un placer leerte, como siempre.

    ResponderEliminar
  4. Enérgico y muy sentido poema.
    Revelador de muchas situaciones de la vida real.
    saludos para vos

    ResponderEliminar
  5. Gracias, Carmen, un lujo tu visita y un orgullo tu comentario.

    ResponderEliminar
  6. Acertado y preciso poema sobre una triste realidad. Angustiosos versos finales. Otro abrazo, amigo!

    ResponderEliminar
  7. Me has llevado a ella...
    http://www.youtube.com/watch?v=Z1xc48OtgyA
    Estremecedor.

    ResponderEliminar
  8. Me llena de orgullo que un poema mío te lleve a tan mítica canción, MagaRI. Gracias!

    ResponderEliminar