Improntas a dos voces

Está a punto de cumplirse uno de mis sueños: publicar con Olifante Ediciones de Poesía; mi nueva aventura es "Instantáneas entre penumbras".
Tendido aquí en la arena,
mientras veo volar
las gaviotas
me pregunto: ¿y el mar,
sabrá volar el mar?

(José Corredor-Matheos)

Buscar este blog

sábado, 26 de marzo de 2011

LOBOS HUMANOS... CON PERDÓN (DE LOS LOBOS)

Me lastima este silencio
en la retina perturbada de la muerte,
percibir la ausencia de sonrisas
tras las tinieblas de un relámpago voraz,
el sabor de la desventura intercalada
con estertores impolutos de la Tierra.

Somos lobos insaciables de fortuna,
caníbales disfrazados de verdades,
usurpadores de otros cuerpos afligidos,
guerreros de batallas incoherentes
y abanderamos el dolor en las pupilas.

Me duelen los silencios
que adormecen los temores,
las derrotas en los campos insolentes
de la cólera incomprendida,
me dañan las esquirlas de una muerte
educada en las universidades de la huída.

Somos lobos ávidos de poder
y lo siento enormemente en mis entrañas,
pido clemencia por ser hombre en estos tiempos
y a los lobos, por la injuria, mis disculpas.

Inédito
Francisco J. Picón
Todos los derechos reservados

13 comentarios:

  1. Maravilloso, un reclamo a la naturaleza que omitimos, y una vergüenza "apellidarse" humano, con las sociedades que construimos.
    La impotencia de ser vecinos de las rutinas disfrazadas de miedos inventados, y los miedos que nos hacen la zancadilla una y otra vez!!

    Esta "loba", te roba un trocito para llevarlo a su muro, que hoy, aulla perdones (por las injurias), grita sentencias a su humanidad!!!

    BESOS!

    ResponderEliminar
  2. Un beso enorme, Mayte, gracias por tu visita y tus palabras

    ResponderEliminar
  3. La competencia establecida entre las personas por la vida que llevamos, nos han convertido en verdaderos depredadores, capaces de pisar a nuestros propios amigos con tal de obtener lo que deseamos, convirtiéndonos en animales peores que los lobos que solo matan para subsistir.

    Un abrazo

    Pilar

    ResponderEliminar
  4. Por eso pido disculpas a los lobos, un placer recibirte por aquí de nuevo, Mª Pilar

    ResponderEliminar
  5. Con perdón para los lobos, desde luego. Excelente Fran.

    ResponderEliminar
  6. Gracias, Marcos, un abrazo enorme!

    ResponderEliminar
  7. Es una triste realidad este poema, es así esta vorágine de vida que vivimos, dejamos cadáveres en el camino sin darnos cuenta a veces otras somos nosotros los que quedamos malheridos y hasta muertos, con perdón a los lobos sí, el reino animal siempre es un ejemplo.

    A mi me parece un buen poema, un beso muy grande Fran

    ResponderEliminar
  8. Gracias por tus palabras, Ana, besos!

    ResponderEliminar
  9. Somos lobos, de colmillos a la deriva.
    Cuando el morder por si acaso y de antemano, se convierte en un modo de vida.
    ¿Que nos faltó desde el origen, si en el origen siempre nos tuvimos a nosotros?
    Y ahora sólo somos canibales defendiendo nuestras parcelas, en aras de un mundo artificial, mientras la tierra llora por nosotros.

    Genial,Fran.
    Me encanta.

    ResponderEliminar
  10. Gran reflexión, Eusebio, un abrazo!

    ResponderEliminar
  11. Gracias por este poema desgarrado y que me desgarra como lectora. Hace reflexionar y conmueve.
    Un bello poema, un grito profundo, casi un aullido.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Un abrazo, Inés, es un poema salido de la rabia, gracias por tu visita1

    ResponderEliminar
  13. Es maravilloso, Fran! Amo tus palabras, poeta de mi alma...Un abrazo muuu grande.

    ResponderEliminar