Improntas a dos voces

Está a punto de cumplirse uno de mis sueños: publicar con Olifante Ediciones de Poesía; mi nueva aventura es "Instantáneas entre penumbras".
Tendido aquí en la arena,
mientras veo volar
las gaviotas
me pregunto: ¿y el mar,
sabrá volar el mar?

(José Corredor-Matheos)

Buscar este blog

miércoles, 30 de junio de 2010

HIELA

Hiela
en los arrabales de la soledad,
en los caminos recónditos de las miradas perdidas,
en el silencio dormido de la palabra muerta,
en el balcón donde se asoman las caricias olvidadas.
Hiela,
y muere abrasada cada saeta del tiempo.

Se marchitan
las flores nacidas de la semilla del miedo,
las esperas acotadas en los mapas del olvido,
las espinas erosionadas por la fuerza de un recuerdo,
las heridas infectadas por la saliva del desprecio.
Se marchitan,
y brotan excitadas las frutas de la ausencia.

Vuelan
las mentiras disfrazadas de sueños y promesas,
las arrugas de una edad que abandonó la paciencia,
las sábanas desteñidas de sudores, gemidos y caricias,
las canciones afónicas de gritos y somnolencia.
Vuelan,
y bucea entre las nubes el sabor de tantos labios.

Se apagan
las llamas de la hoguera de la vanidad y el orgullo,
las pasiones encendidas con el fuego del desencanto,
las razones desubicadas en el salón de los sentidos,
las aventuras consumadas entre nicotina y alcohol.
Se apagan,
y se encienden los rubores, los deseos y la melancolía.

De "Con la vida a cuestas. Nuevas cuestas"
Francisco J. Picón
Todos los derechos reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual

miércoles, 23 de junio de 2010

PROVECTO


Solemne
en su pedestal de arrugas,
angostado y ajado,
semiderruído el orgullo

encriptado y ufano
en el atardecer de su edad,
indemne
a la insolencia del miedo

impaciente
por nacer cada mañana,
despistado e inquieto,
desvestido de heridas

sabio e inocente,
entre sudores de envidia,
desvencijada la angustia,
huracanado el aliento

deforme
por el lastre del tiempo,
sucio y absurdo,
eterno profeta de la mentira

suburbano y rural,
receloso de la sílaba ausente,
desubicado indígena
en la patria del olvido

decadente,
diccionario de promesas,
pulido de pudores
en el ocaso del silencio

anciano,
sudoroso calendario
de fracasos y despistes,
exhumada su suerte

Desafiante,
su mirada perdida
hacia el surco del silencio
permanece solemne


De "Sentimientos de un extraño"
Francisco J. Picón
Todos los derechos reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual

viernes, 18 de junio de 2010

¡HOY ES EL MOMENTO!

Si esperas a mañana
no me busques, ya me habré ido,
no mires detrás del velo
que protege tus recuerdos,
habré desaparecido
al otro lado del espejo de la memoria

Si esperas a mañana
la vida se perderá entre los latidos
del corazon del olvido
a borbotones de desengaño,
habrá partido
en un vagón del tren de la huída

Porque mañana es sólo una palabra
porque hoy es el momento
porque el sabor de un instante
no entiende de saetas de espera
porque un segundo es eterno
cuando se vive el presente
porque si esperas a mañana
el mundo será tan distinto
que no te reconocerás entre la gente...

Si recuerdas el ayer
los poros de tu piel envejecerán de hastío
aletargados por no cumplir sueños,
los dedos de tu deseo acariciarán vacíos,
ausencias sin dueño
en el hueco de un verbo durmiente

Si recuerdas el ayer
las arrugas se nutrirán de miedos,
los labios se resecarán sin besos,
en tu mirada no habrá más brillos
ni notarás el aroma de un aliento
rozando los surcos de tu vientre...

Porque ayer es sólo una palabra
porque hoy es el momento
porque los abrazos de siempre
se alimentan de aventura
porque un recuerdo no es eterno
cuando se vive el presente
porque si no olvidas el ayer
la vida será un suspiro
perdido entre tanta gente...

De "Con la vida a cuestas. Nuevas cuestas"
Francisco J. Picón
Todos los derechos reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual

sábado, 12 de junio de 2010

HORIZONTE DE SILENCIOS Y GESTOS

En el horizonte vislumbro
ese gesto cómplice
disimulado en el silencio

la mirada vedada
inhibe un suspiro intermitente
entre las sombras

la mueca medrosa
sintetiza la saliva de un miedo
con paladar bohemio

la oscuridad atesora el olvido
de la palabra enquistada
en los preludios del ayer

en el horizonte enmudece
la memoria sin contornos
disimulada en el sigilo


De "Frunces en la rima"
Francisco J. Picón
Todos los derechos reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual

lunes, 7 de junio de 2010

ME HAN MIRADO LAS ACERAS


Me han mirado las aceras
con indolencia,
como si mis pisadas
ultrajasen su sosiego
y no mereciese la pena
la queja insondable

La sombra de mi reflejo
se evade por las vidrieras
de la intransigencia,
en busca de perfiles
faltos de abrazos

Mi ausencia
escolta al silencio
de una ciudad inconsciente,
entre bullicios y efluvios
podridos de soledad

Y mi cuerpo,
huérfano de linaje
o sonrisas,
abandona la esencia
de las aceras,
deshonrado y apocado,
para hibernar
en la morada del egoismo.

Publicado como colaboración en el libro:
"Escrito sobre la arena" de Genoveva Rodea
Editorial Quadrivium
A beneficio de los damnificados en el terremoto de Haití

Todos los derechos reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual

martes, 1 de junio de 2010

MALDITO PEAJE


Sensaciones...

Una ligera presión en el lugar más insospechado
Una corriente de electrones a caballo de una vena en pleno viaje
Una cuchara caliente perdida en algún lugar de una moqueta raída
Una mirada que busca sin encontrar sus pupilas
Una sonrisa de éxtasis, un silencio, un latido... ¡maldito peaje!
Un gramo, apenas nada... y mata placenteramente... y mueres desinhibido

Momentos...

Angustia en la espera, impaciencia en el tiempo, ruina en el camino
Dinero robado a la vida, carreras en el solar marginado, monos por equipaje
Olvido de cariños queridos, querencia de amores debidos, camellos en la mochila
Sangre derramada prostituyéndose por un beso de sida
Juegos de azar abocados al fracaso, ruleta rusa... ¡maldito peaje!
Una raya, apenas una línea... y respiras el último aliento... y el aliento seca tu destino

Recuerdos...

Un homenaje de luto, una habitación de pino, un lamento acobardado
Herencia de ilusiones rotas, futuros teñidos de hierba, lágrimas de sabotaje
Cuerpos pinchados de miedos, dosis de desamparo, afonía en la esperanza
Autopsia de oficio acallando una conciencia podrida
Un huérfano, una viuda, deudas en la mejilla... ¡maldito peaje!
Una pastilla, apenas una vida... y bailas un baile de muertos... y llora quien te ha querido

Olvidos...


De "Esencia de un amor"
Francisco J. Picón
Todos los derechos reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual