Improntas a dos voces

Está a punto de cumplirse uno de mis sueños: publicar con Olifante Ediciones de Poesía; mi nueva aventura es "Instantáneas entre penumbras".
Tendido aquí en la arena,
mientras veo volar
las gaviotas
me pregunto: ¿y el mar,
sabrá volar el mar?

(José Corredor-Matheos)

Buscar este blog

sábado, 18 de diciembre de 2010

OLÍA EL PERFUME...

Olía el perfume de sus besos...

Aquella mañana el sol dibujó media sonrisa
en los aledaños de la piel somnolienta
vacía de insomnios

aquella mañana amanecían recuerdos
en la memoria obsoleta del olvido
destilado de ausencias

aquella mañana llovían sudores de rutina
en los pliegues arrugados de la almohada
ajada de silencios

Olía el perfume de su pecho...

Aquella tarde regulgitaba rescoldos de miedo
en las tinieblas transparentes de sueños
aislados en la huida

aquella tarde hubo estampida entre las sábanas
de la alcoba empolvada de mentiras
decorando el hastío

aquella tarde sudaban lágrimas de lodo
en las cristalinas pupilas del destino
envejecido de esperas

Olía el perfume de su pelo...

Aquella noche feneció la última estrella
del firmamento crispado de las caderas
donde anidaba el deseo

aquella noche se pintaba los labios
con el humo del destierro
del hueco que te nombra

aquella noche sangraba la memoria
borbotones de afonía
en las arterias de sus recuerdos...

Olía el perfume de su cuerpo...

... aquella madrugada sólo olía el perfume a derrota...

De "Sentimientos de un extraño"
Francisco J. Picón
Todos los derechos reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual

13 comentarios:

  1. La vida duele a veces, Elena, besos

    ResponderEliminar
  2. si no duele la vida (siempre)..nos dolerá la muerte?...abrazos.

    ResponderEliminar
  3. La muerte es una consecuencia de la vida, Fernando.. un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Al leer ..."el perfume a derrota", lo primero que he pensado es que la derrota debería apestar. SIn embargo, he cerrado los ojos y he evocado alguna derrota pasada. Y es cierto, trascurrido cierto tiempo, algunas derrotas dejan una estela de perfume.
    Magnífico, Fran

    ResponderEliminar
  5. Gracias, muchas gracias... un placer recibirte por aqui Distrahuida!

    ResponderEliminar
  6. En cada una de nuestras derrotas, sentimos ese frío gélido, acompañado de grises ni tan solo un matiz de color.
    Es entonces cuando con un gesto sutil alzamos la mirada, sentimos una brisa, un perfume, una esencia que aleja la niebla que empaña la mirada. Y así ver esa media sonrisa dibujada en miles de lugares.

    ResponderEliminar
  7. Pura poesía tus palabras, Mariah, es un lujo tenerte por aqui y más cuando comparto plenamente lo que dices

    ResponderEliminar
  8. Perfume a derrota...no sé por qué, ese perfume es embriagador! Tus versos encantan mis sentidos...Un abrazo muuu' grande, querido Poeta!

    ResponderEliminar
  9. Mañana, tarde y noche para evocar el perfume de las emociones y una sola madrugada para percibir el olor de la derrota.

    Siempre he pensado que los poemas mas bellos nacen de momentos extremos, este supongo que fué uno de ellos y el resultado este precioso poema.

    Un beso Fran, otra vez enhorabuena

    ResponderEliminar
  10. Joan, Ana, que maravilla teneros por aqui y que fuente de positividad vuestras palabras. Es un poema que nace de una mala época pero que quiere ser optimista, pese a la derrota, y hablar de perfume y no de hedores... Besos y abrazos...

    ResponderEliminar
  11. Aquella noche se pintaba los labios
    con el humo del destierro...

    Un poema evocador, y tan real en cada uno de nosotros, precioso.

    Feliz Noche Buena y un día especial para la Navidad, un abrazo

    Misk

    ResponderEliminar
  12. Gracias por tus palabras y tu visita, un abrazo muy grande, Misk, y felices fiestas!

    ResponderEliminar