Improntas a dos voces

Está a punto de cumplirse uno de mis sueños: publicar con Olifante Ediciones de Poesía; mi nueva aventura es "Instantáneas entre penumbras".
Tendido aquí en la arena,
mientras veo volar
las gaviotas
me pregunto: ¿y el mar,
sabrá volar el mar?

(José Corredor-Matheos)

Buscar este blog

lunes, 16 de agosto de 2010

ÉRAMOS TAN JÓVENES


Éramos tan jóvenes...
aquella mañana de un ayer casi eterno,
crecíamos sin encontrar donde escribir el futuro
desperdiciando momentos que no volverán,
abandonando hoteles en la estación del silencio,
mirando partir esos trenes que ya no serán...

Éramos tan jóvenes...
aquella tarde de un triste invierno,
derrochábamos besos que perdieron su destino,
abrazábamos suspiros, recordábamos ausencias,
jugábamos a vivir sin saber o a saber sin haber vivido
dejando para mañana lo que olía a distancia...

Y el tiempo pasó
inundando de recuerdos los anhelos del presente
y las mañanas se fueron
y las tardes se ocultaron
y perdimos esos besos que siempre se pierden

Hoy ya no somos tan jóvenes
y la noche es más larga al imaginar esas miradas,
sabiendo que nada hicimos para compartir su sombra,
lamentando miedos que denostaron tantos sueños,
reprochando a esa suerte que ignorara tantas locuras,
esperando despiertos aprobar el examen del tiempo

Hoy ya no tenemos edades
y cada mañana es tarde para sentir las albadas,
apreciamos la bendita aventura de disfrutar las caricias,
saboreamos cada instante sin desperdiciar los segundos,
abordamos las naves que remontan las olas de la memoria
y vivimos, sólo eso, sin rencores y sin miedos...

Y la vida pasa
sin detenerse en las dudas, con las prisas de siempre
y las noches se escapan
y los amaneceres se apagan
y cada momento que pierdes es momento que no vuelve...


De "Esencia de un amor"
Francisco J. Picón
Todos los derechos reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual

6 comentarios:

  1. Y la vida sigue
    recordando el ayer
    destruyendo sueños

    Y la vida sigue
    imaginando el mañana
    construyendo ilusiones

    Ya no somos jóvenes
    no miramos hacia atrás
    ni miramos el mañana
    sólo...
    vivimos el hoy
    queriendo no pensar.

    Gracias Fran, un beso.
    S.

    ResponderEliminar
  2. Precioso Fran, precioso y es así , la vida se nos escapa y ese momento que se pierde nunca vuelve... me ha trasladado a otro lugar a otro tiempo.

    Gracias un beso, ha sido un placer leer este poema quizás he notado un arañazo en el alma pues reconozco a la perfección esas imagenes

    ResponderEliminar
  3. Reconociéndonos en esa imagen aprendemos a disfrutar cada instante sacándole todo su jugo, gracias por tu visita y tus palabras que me llenan de orgullo. Un beso, Ana.

    ResponderEliminar