Improntas a dos voces

Está a punto de cumplirse uno de mis sueños: publicar con Olifante Ediciones de Poesía; mi nueva aventura es "Instantáneas entre penumbras".
Tendido aquí en la arena,
mientras veo volar
las gaviotas
me pregunto: ¿y el mar,
sabrá volar el mar?

(José Corredor-Matheos)

Buscar este blog

sábado, 8 de mayo de 2010

CANTARES SILENCIOSOS



VII
Serenata de antaño

En ese tiempo las nubes de la mediocridad no tenían hueco en el cielo de la esperanza... los olores a rancia hipocresía eran absorbidos por el desodorante de la lealtad... el camino de regreso a la rutina se perdía en el cruce con la aventura... un segundo era una vida y la vida se te iba cada segundo... y respirábamos hondonadas de ideas sin modelar...

En ese tiempo nadábamos en los ríos de la fogosidad... bebíamos en la jarra de una sonrisa indecisa... jugábamos a ser mayores mas no quisimos crecer... Peter Pan era un símbolo y la Edad una tierra sin conquistar... unos labios el universo y unas caderas el cielo... un beso era sincero y sabía a canción... el amor era utopía y el sexo se confundía con un querer...

En ese tiempo sólo llovía en la mirada de un desengaño... no hacía falta el Sol cuando brillaba la Luna... las flores eran pinturas en el lienzo de un romance... un árbol era un paraguas y el césped un colchón de asalto... las guerras eran sin balas y los odios con misterio... la noche era aliada y el día un ruín ladrón de sueños... dormir era un pecado y en la vida se pecaba...

En ese tiempo nunca había tiempo para pensar, sólo para vivir... respirábamos deseos a hurtadillas del destino... trasvasábamos jeringas de sueños a golpes del caballo de la muerte anunciada... fumábamos la nicotina de la esperanza disfrazada de suerte desterrada... bebíamos licores de cansancio endulzados con el azúcar de un beso robado en la boca de la incertidumbre del futuro... y la resaca del presente desbordaba el sabor de la rutina...




De "Cantares Silenciosos"
Francisco J. Picón
Todos los derechos reservados en el registro de la Propiedad Intelectual

8 comentarios:

  1. Y ese tiempo sigue ahí, en la piel de la memoria, donde el sentir más salvaje y desbocado ha hecho que mereciera la pena vivirlo... Tiempo de maldiciones y fortunas no envasadas, a lomos de un éxtasis o de alguna agonía... Es el tiempo que ha llegado ser Hoy.
    Preciosa Serenata, Fran!!! Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu visita y por tus palabras, Celsa, un beso muy grande, poeta!

    ResponderEliminar
  3. Sin pedir perdón.
    A los Dioses.
    Conquistando las almenas.
    De tus caderas.
    A fuego el verso.
    A prueba de besos.
    Inmunes al desaliento.
    Eternos aprendices de tus raices.
    Del carpe diem sin cicatrices.
    De la sangre del cielo.
    Disfrutando cada momento.

    Juventud.
    Que no ve mas cruz.
    Que su luz.
    Que su fuego.
    Fundiendo el hielo.
    De los complejos.
    Pisando la rutina.
    De las esquinas.


    Divino tesoro.

    ResponderEliminar
  4. Un lujo tener un comentario en forma de poema, Eusebio, un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. precioso FRAN respirabamos deseos a hurtadillas del destino, esos tiempos que nos hicieron ser lo que ahora somos.

    Espero que te vaya muy bien en la presentación de Valladolid y Zamora, el libro es verdaderamente estupendo, con la relectura he apreciado nuevos matices aún mas interesantes, son unos poemas preciosos.

    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Gracias, Ana, es un orgullo para mí leer tu comentario, besos!

    ResponderEliminar
  7. En ese tiempo solo eramos niños, cometas por evolucionar, ahora somos la cuerda y el sonido del niño en el eco de nuestro recuerdo...

    Muy bueno Fran

    un abrazo
    Misk

    ResponderEliminar
  8. Gracias, Misk, un abrazo enorme

    ResponderEliminar