Improntas a dos voces

Está a punto de cumplirse uno de mis sueños: publicar con Olifante Ediciones de Poesía; mi nueva aventura es "Instantáneas entre penumbras".
Tendido aquí en la arena,
mientras veo volar
las gaviotas
me pregunto: ¿y el mar,
sabrá volar el mar?

(José Corredor-Matheos)

Buscar este blog

sábado, 10 de octubre de 2015

55

Es al cerrar los ojos cuando menos renuncio a contemplarte; es al abrirlos, sin la paciencia de tu cintura calmando mis dedos, cuando asumo la certeza de tu olvido.

"Rimas restadas"
Francisco J. Picón
Todos los derechos reservados

8 comentarios:

  1. El olvido duele Fran,,,un amor no correspondido duele más...abrazo de amiga,

    ResponderEliminar
  2. Duelen muchas cosas ,el olvido , el desamor, yo le llamo...muchas veces a lo que siento:
    "No ser nadie en la vida de nadie" Eso duele.....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nadie es nadie en la vida de nadie, Pilar, siempre hay alguien a quien le importas. Un beso.

      Eliminar
  3. El olvido, una palabra dolorosa, pero... muchas veces necesaria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda, Analía, gracias por tu visita y tus palabras.

      Eliminar