Improntas a dos voces

Está a punto de cumplirse uno de mis sueños: publicar con Olifante Ediciones de Poesía; mi nueva aventura es "Instantáneas entre penumbras".
Tendido aquí en la arena,
mientras veo volar
las gaviotas
me pregunto: ¿y el mar,
sabrá volar el mar?

(José Corredor-Matheos)

Buscar este blog

domingo, 9 de febrero de 2014

11

Este vacío que todo lo llena, como la niebla en las aceras de una ciudad que se olvida de sus gentes, es el que tutela mi tristeza.

De "Rimas restadas"
Francisco J. Picón
Todos los derechos reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual

4 comentarios:

  1. Buf...muy bueno! Este mne ha situado completamente en los días de niebla zaragozanos. Una ciudas que olvida...
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Zaragoza, la amo, la odio, le tengo un cariño ancestral... cantaba Labordeta. Un abrazo inmenso, querido Marcos

      Eliminar
  2. Un vació lleno de recuerdos, una ciudad en niebla que olvida a su gente, sientes que protege tu tristeza.
    un beso Fran.

    ResponderEliminar