Improntas a dos voces

Está a punto de cumplirse uno de mis sueños: publicar con Olifante Ediciones de Poesía; mi nueva aventura es "Instantáneas entre penumbras".
Tendido aquí en la arena,
mientras veo volar
las gaviotas
me pregunto: ¿y el mar,
sabrá volar el mar?

(José Corredor-Matheos)

Buscar este blog

sábado, 23 de junio de 2012

CERTEZA

Dice que un beso es el universo
un abrazo el paraíso,
que las miradas no mienten
que los silencios son gritos
que amanecer en sus brazos
es tocar el cielo con los labios
que los te quiero se sienten…

cuenta que una caricia es un sueño
que despierta en cada poro,
que los dedos se divierten
con los rizos de su pelo
que el viento es un suspiro
detenido en su aliento
mientras dibuja sus dientes…

sabe que la suerte es un misterio
que anida entre sus manos,
que los años se entretienen
en el andén de su pecho,
que la aventura es un guiño
robado a la rutina del calendario
desbordado de placeres…

puede que vivir sólo sea un verbo
que se escribe con momentos,
que las palabras se pronuncien
con los signos de su cuerpo,
que amar sea únicamente un verso
en el poema del tiempo
más sólo importa que se quieren…

De "Con la vida a cuestas"
Editorial Quadrivium
Francisco J. Picón
Todos los derechos reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual.

sábado, 16 de junio de 2012

MURMULLOS DE SOLEDAD


Lágrimas recorren mis arterias
buscando esa mirada que me enternece,
borbotones de tristeza en las venas
y un recuerdo de tu ausencia que me estremece…

siento romperse los cimientos de mi paternidad
y la impotencia se esconde en mi interior,
me duelen los labios que no te besan
me hieren las manos que no te sienten
me ciegan los ojos que no te miran,
los rubores de mis sonrisas me mienten,
el blanco y negro se apodera de mi color
y nunca se apagan los murmullos de mi soledad…

miro tu cama vacía
respiro el aroma de tu ropa en el armario
sueño despierto junto a tu almohada
escribo el verso de tu recuerdo

siento que te escapas de mi vida
con pasos que no acierto a seguir
que se aleja tu rostro de mi mirada
que sólo te puedo escribir

lloro
porque no se llorar
grito
por si me puedes escuchar
callo
porque quiero llorar
lloro
porque no quiero callar…

mañana quizá estés de nuevo a mi lado
pero el dolor de tu ausencia anida en mi intimidad,
cada instante será un regalo
pero no cesan los murmullos de esa soledad…

Lágrimas bombeadas por mi corazón
hacia el confín de mi melancolía,
se intoxican las arterias de mi razón
cuando en mis ojos me faltan tus pupilas…

A Lorena, Nerea y Alejandro 
(Conforme crecen se alejan...)

En la "Con la vida a cuestas"
Editorial Quadrivium
Francisco J. Picón
Todos los derechos reservados.




domingo, 10 de junio de 2012

METAFOREANDO


Recojo de la guantera el polvo del camino,
la pasta de dientes de la sonrisa perdida,
un recorte de prensa con un chisme del fracaso
y una tarjeta de un comerciante de vinos y derrotas…
alcanzo el ojal de un botón desteñido,
la aguja que nunca se perdió en un pajar,
las llaves en el fondo del mar de los olvidos
y el patio de mi casa húmedo de llorar…
busco aquellas miradas detrás del espejo,
el cielo en la boca del metro que no llega,
la palma de la mano que no encontró un aplauso
y un guiño que añoraba entre tus pestañas…
miro hacia un horizonte que ahora es vertical,
paseo por las caderas de la muñeca que antecede a mis dedos,
entono una tonada que desentona cada día
y me duermo en las sabanas de la selva de los silencios…
sé que la lluvia es un llanto que no encontró su dueño,
que en las tinieblas se esconden los labios de la luna,
que tras el cristal del miope se ocultan los miedos
y que en tu pecho anida el ruiseñor de la ternura…
 
De "Con la vida a cuestas"
Editorial Quadrivium
Francisco J. Picón
Todos los derechos reservados

domingo, 3 de junio de 2012

EDAD


Edad

En sus ánforas dormita un trago de antaño
ahogando neuronas entre las ondas del barro,
masa angosta de arrugas, nostalgia y primaveras
de hojas caídas, vientos sin rumbo y eternas dudas…

páginas de un calendario de sueños vertidos en la distancia,
saetas que cumplen horas de vértigo, sudor y lágrimas,
alegrías, besos, algún abrazo y un recuerdo en el destierro
y en la suma de la vida se agotan los decimales del tiempo…

Edad

En los pliegues de tantos manteles se abandonan las migajas
de momentos perdidos en la trastienda de la caótica rutina,
sempiterno baúl de enquistadas historias que ya perdieron su dueño
al calor de una brizna de polvo en los zapatos y algún fracaso…

caminos de ida y vuelta, laberintos de señales incomprendidas
que retornan sin remedio al hueco del silencio en su memoria,
nubes de algodón, caramelos de sorpresas y un pudor en el pecho
protegen el bagaje de una mochila de experiencias y recuerdos…

Edad

Un día convertido en semana destinada a un mes de algún año
que emborrona las cuartillas de alguna derrota, dos renuncias y un triunfo,
segundos acompasados de ritmos en el pentagrama de las prisas,
una corchea, varios semitonos y un desgarro en la mirada…

soledades entre un tumulto de gritos ajenos a su garganta
la anciana compañía de un carné caducado a la deriva,
el presentimiento del olvido, el olvido del sentimiento
sopas de pan, un colchón sin almohada y el sabor del miedo

Edad

En "Con la vida a cuestas"
Editorial Quadrivium
Francisco J. Picón
Todos los derechos reservados