Improntas a dos voces

Está a punto de cumplirse uno de mis sueños: publicar con Olifante Ediciones de Poesía; mi nueva aventura es "Instantáneas entre penumbras".
Tendido aquí en la arena,
mientras veo volar
las gaviotas
me pregunto: ¿y el mar,
sabrá volar el mar?

(José Corredor-Matheos)

Buscar este blog

domingo, 10 de junio de 2012

METAFOREANDO


Recojo de la guantera el polvo del camino,
la pasta de dientes de la sonrisa perdida,
un recorte de prensa con un chisme del fracaso
y una tarjeta de un comerciante de vinos y derrotas…
alcanzo el ojal de un botón desteñido,
la aguja que nunca se perdió en un pajar,
las llaves en el fondo del mar de los olvidos
y el patio de mi casa húmedo de llorar…
busco aquellas miradas detrás del espejo,
el cielo en la boca del metro que no llega,
la palma de la mano que no encontró un aplauso
y un guiño que añoraba entre tus pestañas…
miro hacia un horizonte que ahora es vertical,
paseo por las caderas de la muñeca que antecede a mis dedos,
entono una tonada que desentona cada día
y me duermo en las sabanas de la selva de los silencios…
sé que la lluvia es un llanto que no encontró su dueño,
que en las tinieblas se esconden los labios de la luna,
que tras el cristal del miope se ocultan los miedos
y que en tu pecho anida el ruiseñor de la ternura…
 
De "Con la vida a cuestas"
Editorial Quadrivium
Francisco J. Picón
Todos los derechos reservados

10 comentarios:

  1. Me quedo en el verso "el cielo de la boca del metro que no llega" y con esas metafóricas sabanas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Bellísimo!!! mis noches duermen en esas sabanas y adoro esa lluvia sin dueño.
    Besos....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Besos, Oriana, gracias por tu visita y tus palabras!

      Eliminar
  3. SON MUY BONITOS,UN POCO TRISTES, COMO UN PASEO POR LA PIEL, TAL VEZ TODOS SINTAMOS ESO ALGUNA VEZ.eSCRIBES Y SIENTES MUY BIEN.

    ResponderEliminar
  4. Gracias, Mercedes, un placer recibirte por mi mundo poético.

    ResponderEliminar
  5. Pero al final, en su pecho anida el ruiseñor de la ternura.

    Un abrazo

    Pilar

    ResponderEliminar