Improntas a dos voces

Está a punto de cumplirse uno de mis sueños: publicar con Olifante Ediciones de Poesía; mi nueva aventura es "Instantáneas entre penumbras".
Tendido aquí en la arena,
mientras veo volar
las gaviotas
me pregunto: ¿y el mar,
sabrá volar el mar?

(José Corredor-Matheos)

Buscar este blog

viernes, 9 de septiembre de 2011

GRITO EN LA NOCHE


Grité una noche
esperando réplicas
en el silencio
lóbrego de la duermevela
y me respondió
el sueño del colapso
del tiempo
que se desvanece
cada amanecida

Una intrascendente
resaca de almohada
y sábanas
con arrugas de vigilias
aturdía
mi mirada perpleja

Grité esa noche
un lamento de furia
enquistada
de rutinas y sinsabores
y el eco de la indolencia
ensordeció mi orgullo

Esa alborada
huí de la rebeldía
de mi mocedad
para amarrar mi temple
en la decrépita
costumbre de la lucidez

Y mi grito se sofoca con la brisa de la edad

De "Alambique de Vestigios". Editorial Quadrivium
Francisco J. Picón
Todos los derechos reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual.

16 comentarios:

  1. Es un camino que se va logrando con los años, y hay noches en que tenemos esa lucidez de libertad... Un abrazo, tocayo

    ResponderEliminar
  2. Un abrazo, Francisco, como siempre, un lujo tenerte por aquí.

    ResponderEliminar
  3. Los paisajes nocturnos se prestan a gritso como este. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Fran sigue gritando y expresándolo tan magnificamente, pero que no te apresen los gritos de la soledad.


    Ana.-

    ResponderEliminar
  5. Un abrazo, Marcos, gracias por visitarme y por tus palabras, amigo!

    ResponderEliminar
  6. En ello estoy, Ana, en no dejarme apresar, gracias por tu visita y tus palabras. Besos

    ResponderEliminar
  7. La fuerza del grito de la juventud se alimenta del impetú propio de la edad, es como un rayo en mitad de la tormenta, poderoso pero efímero...

    La fuerza del grito de la madurez se nutre de la experiencia que sólo dan los años, es como la lluvia, quizá tarda en llegar, pero nada escapa baja el aguacero que todo lo empapa.

    Tu fuerza es tu palabra, tu palabra es de fuerza poeta.

    Abrazos Fran.

    ResponderEliminar
  8. Gracias, acróbata, espero que esa fuerza me acompañe siempre. Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  9. Luego, tras el grito,queda atrás todo lo que lo provoca y es hora de poner la voz a otro tiempo que llega, con más arrugas y canas, cierto, pero no por ello menos intenso, porque el pensamiento no puede tomar asiento, el pensamiento es estar siempre de paso....Bs y muy feliz Sábado!

    ResponderEliminar
  10. Ese poema, Laura, es el cierre de Alambique, y como en todo alambique, al final, se recogen los posos, este poema son esos posos en forma de grito en la noche...
    Besos, gracias por tus palabras y tu visita!

    ResponderEliminar
  11. Precioso poema Fran, nunca abandones esa rebeldía eso es lo que nos hace continuar.

    Un beso

    ResponderEliminar
  12. Un beso enorme, Ana, gracias por tus palabras, seguiremos siendo rebeldes siempre!

    ResponderEliminar
  13. Un placer volver por aquí... acabo de escuchar tu grito, me encanto.
    Saludos ;)

    ResponderEliminar
  14. Siempre es un placer recibirte por aquí,Teyalmendras, un saludo! Gracias por tus palabras.

    ResponderEliminar
  15. "grité esa noche un lamento de furia enquistada" .... suena muy bien.

    ResponderEliminar
  16. Gracias, David, un placer recibirte por aquí!

    ResponderEliminar