Improntas a dos voces

Está a punto de cumplirse uno de mis sueños: publicar con Olifante Ediciones de Poesía; mi nueva aventura es "Instantáneas entre penumbras".
Tendido aquí en la arena,
mientras veo volar
las gaviotas
me pregunto: ¿y el mar,
sabrá volar el mar?

(José Corredor-Matheos)

Buscar este blog

martes, 26 de abril de 2011

LAS LÁGRIMAS


LAS LÁGRIMAS hienden mi entereza,
me lastima el emboque de lo incierto
cuando se hace evidencia en tu boca,
la noche destella con un sol hiriente
en los aledaños de mi destierro,
y en tu mirada agoniza la mía
camino del mutismo.

De "Instantáneas entre penumbras"
Francisco J. Picón
Todos los derechos reservados

8 comentarios:

  1. Dicen que un recién nacido, antes de ver la luz, para por el peor momento de su vida, el camino más estrecho y traumático, sin saber exactamente a dónde va a salir.
    Los adultos sabemos a dónde va, pero él bebé, recorre un lugar donde deja de existir el agua donde flotaba, donde desaparece el calor que le acogía, y se enfrenta un cambio con gran valentía.

    Después de eso, comienza su vida...

    Así son muchas lágrimas, consecuencias de caminos angostos, que lo que hacen, es obligarnos a afrontar situaciones con valentía para dirigirnos hacia la luz, hacia el renacimiento...

    Perdón que el comentario sea más largo que tu poema, pero es que me motivó leerte...

    Un beso, poeta!

    ResponderEliminar
  2. No pidas perdón, Mayte, mi blog es tuyo. Besos

    ResponderEliminar
  3. Refugio de mirada agonizante cuando todo es silencio, todo un mundo incierto contenido en una lágrima.

    Precioso, besos Fran

    ResponderEliminar
  4. Gracias, Ana, has plasmado mi idea al escribirlo a la perfección
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Mágico, Fran, como todos tus poemas.
    Un beso enorme!

    ResponderEliminar
  6. Me ha llegado a lo mas hondo de mi alma, sintonía silenciosa recogida en tus palabras.

    ResponderEliminar
  7. Gracias, Fernando, un abrazo enorme

    ResponderEliminar