Improntas a dos voces

Está a punto de cumplirse uno de mis sueños: publicar con Olifante Ediciones de Poesía; mi nueva aventura es "Instantáneas entre penumbras".
Tendido aquí en la arena,
mientras veo volar
las gaviotas
me pregunto: ¿y el mar,
sabrá volar el mar?

(José Corredor-Matheos)

Buscar este blog

sábado, 20 de noviembre de 2010

REQUIEM INDIVIDUAL

Quemaste tus alas,
olvidaste tus aires de hombre libre
en el andén
de las prisas y la mentira
y tus muñones alados
son la cicatriz de tu costumbre


Renegaste de tu sombra,
huiste de los labios de la suerte
en el sinfín
de la razón y los miedos
y el hueco de tu ausencia
lo cubre un hálito de lucidez


Ahora ya no vuelas,
reptas por tu vida a la intemperie
y tu piel,
antaño sincera,
le miente a tus sentidos


Ahora ya no piensas,
te deslizan por la rutina consentida
y tu ego
se emancipa sin remite
absorto en un nosotros deshumanizado


Mañana,
esas alas quemadas
se subastarán en el destierro
del individuo
a golpes de sociedad


Y este verso, 
ese mañana de herrumbre,
morirá, 
vacío de rimas
y ahogado de normalidad...


De "Sentimientos de un extraño"
Francisco J. Picón
Todos los derechos reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual

viernes, 12 de noviembre de 2010

ERRANTE

A su paso
los cimientos de la eterna 
imprecisión
cercheaban sus temores

En las arrugas
de las cicatrices de su piel
ondeaban
banderas de derrota

Una lágrima
de incipiente honestidad
resecaba
las ojeras del fracaso

En el dorso
de la palma de su orgullo
se tatuaba 
el recuerdo de su sombra

Y en sus hombros
descansaba el peso de la ausente
emoción
de caminar sin destino

De "Sentimientos de un extraño"
Francisco J. Picón
Todos los derechos reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual

sábado, 6 de noviembre de 2010

DE BRISAS Y ALIENTOS

Susurros de incertidumbre,
una mirada indecisa,
sabores de antaño en el velo
del paladar, desnuda 
de miserias y derrotas

La muchacha del viento
anida sus esperas
entre las sábanas del silencio
y la almohada endurecida
de compactas soledades

Gemidos ahogados de voces
afónicas de argumentos,
una caricia deshidratada
y caries en la sonrisa,
partitura inacabada de temores

La muchacha de la brisa
limpia las heridas
pusilánimes del miedo
con alcohol y lágrimas
a modo de arnés

Y en el espejo del tiempo
se dibuja el reflejo de la ausencia,
mientras, en el colchón
de la huida, la muchacha
pierde el aliento y la memoria


De "Sentimientos de un extraño"
Francisco J. Picón
Todos los derechos reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual