Improntas a dos voces

Trabajando en nuevos proyectos:
"Rimas restadas"
"A rima de tweet"
"Bitácora de un superviviente"
"El rubor en mis pupilas"
"Entre dos aguas"
"Tres palabras"
"Versos depurados"
"Al este del moncayo"
"Al otro lado del abismo"
"Desmemoria de un confinamiento"
"Diálogos de la afonía"
"El insomnio del silencio"
"Eso que algunos llaman amistad"
"Levedad ausente de tweets"
"Micro-rimas en prosa"
"En la caída 2.0"
"Relatos sin dueño"
"Es tiempo de mojarse"
"Vérsame en los labios"

"Tan solo cierro los ojos
para no renunciar a contemplarte"

Fran Picón
"Pellem (In deversorium sensuum)".

Buscar este blog

domingo, 10 de enero de 2021

UN VERANO DISTINTO

Era un verano distinto

en el calendario de mis sueños,

un mes de agosto,

una sonrisa en la distancia,

un abrazo sin miedo,

unas miradas que hablan…

 

unas manos bailando un tango

entrelazando los dedos,

una bebida en los labios,

un suspiro en la piel,

un deseo compartido

y un te quiero en cada gesto

 

recuerdos en las pupilas,

sabores en los silencios,

abrazos, nervios, anhelos,

un parque bajo los pies

un cielo en el corazón

y un beso deteniendo el tiempo

 

el sabor de tus labios,

las caricias en los sentidos,

mi lengua junto a la tuya

y mis latidos desbocados

en busca del oxigeno

que brota de tu pecho


mis manos en tu cintura,

tus manos en mi cuello,

mis ojos en tu mirada,

tus pupilas en la mía,

palabras que lo dicen todo

silencios que no callan nada

y un te quiero en las caricias

 

un verano distinto,

un agosto imborrable

un sueño cumplido.

Y en mi memoria,

grabados a fuego,

cada uno de tus besos….


"Alambique de vestigios"

Editorial Quadrivium

Fran Picón

domingo, 20 de diciembre de 2020

INTROSPECCIÓN

Escudriño entre las cenizas

de mi confianza

en busca de la huella

del hombre que soy

 

es curioso,

encuentro tizones

de un ayer inconexo

y casi relegado

 

me sorprende la insensata

indiscreción

de la memoria

en las historias del hoy

 

agito las entrañas

de mi lucidez

 

perturbo la serenidad

de mis sentidos

 

desboco el caudal

de mi suerte

 

ahogo el resuello

del recelo

 

mas entre las pavesas

y vestigios

sólo brotan tedios,

olvidos y ausencia

 

un esbozo de sonrisa

diluye mi azoramiento

mientras, flemático,

abandono la pesquisa

 

… un viento impertinente

explaya las escorias

del pasado

en el horizonte del tiempo.


"Alambique de vestigios"

Editorial Quadrivium

Fran Picón

miércoles, 9 de diciembre de 2020

COLOFÓN

 Respiró profundamente, varias veces, como buscando esa bocanada de aire que le devolviera la ilusión perdida, como si anhelase el oxígeno salvaje de un tiempo olvidado o como si en la mecánica del resuello encontrase la caricia de un aliento prohibido para sus pulmones.

¿Quién le cantará cuando el silencio de un suspiro entrecortado resuene en la profunda soledad de su colchón?

Miró a ambos lados de la cama aguardando que, al otro lado, a cualquiera de los lados, pudiese vislumbrar la sombra del hombre que fue.

Era tarde en el reloj de las prisas, las saetas de la espera marcaban dos lágrimas y media en el cuarto menguante de una luna de enero y, más allá de la última sombra, haciendo esquina con la habitación de la huida, repicaba el eco incombustible de la rendición.

Él nunca fue hombre de muchas palabras, su silencio siempre gritó la mentira de la vida, de una existencia marcada por el éxito más ingrato que jamás pudo suponer.

Y es que la fama cuesta, como decía una añeja serie de televisión, y él nunca había dejado de pagar esa deuda con el valor añadido de un eterno interés de demora; sí, la dilación, era parte indivisible de su adn.

Mañana era el complemento directo que siempre sustantivó el predicado de su carácter, el adverbio de un tiempo imperfecto que permanece inalterable en las palmas de sus manos. Hoy, siempre era tarde y nunca un segundo fue tan eterno como el de la noche en la que la maleta de la tristeza hizo nido en los aledaños de su mirada.

Respiró profundamente sí, tratando de encontrar un postrero átomo con el que fotosintetizar el anhídrido de la desilusión, quizá, imaginando el sabor de aquel beso desteñido que le negó la suerte.

En el fondo no le importaba lo más mínimo quien pudiera cantarle ahora que su voz era tan solo un rumor de olas en la resaca de su edad.

Ni tan siquiera el reflejo de su cuerpo en los cristales de una empañada ventana de atrezo le resultaba reconocible, no recordaba quien era en verdad, nunca supo nadar a favor de corriente y terminó ahogado en la orilla de la rutina.

Hay en su memoria una oquedad de certezas y una urdimbre de inseguridades; ignora el sabor de su lengua y apenas es capaz de percibir el aroma de su fracaso.

La fama que una vez buscó ha terminado por encontrarle, justo en el mismo instante en el que su mente ha jubilado la memoria.

Cae el telón.

La función ha terminado.

No hay aplausos entre bambalinas.


"Relatos sin dueño"

Fran Picón

Publicado en Arrebol Agencia Literaria

https://www.arrebolagencialiteraria.es