Improntas a dos voces

Está a punto de cumplirse uno de mis sueños: publicar con Olifante Ediciones de Poesía; mi nueva aventura es "Instantáneas entre penumbras".
Tendido aquí en la arena,
mientras veo volar
las gaviotas
me pregunto: ¿y el mar,
sabrá volar el mar?

(José Corredor-Matheos)

Buscar este blog

sábado, 27 de octubre de 2012

LIENZO DE VIDAS Y LEYENDAS


En la yema de sus pulgares
en la piel de su cintura
en la comisura de su sonrisa
en las sombras de sus silencios

en los pórticos de la tristeza
en los suburbios del recelo
en las cicatrices de las prisas
en el ascensor del tiempo

en la memoria de la turbación
en las remembranzas de la rutina
en los preludios del aura de otoño
en los chaflanes de las estrías del ayer

en la afonía de un poema impreciso
en la singular ausencia de esperas
en la múltiple eufonía de la soledad
en la tonadilla taciturna del olvido

en unas cuantas letras inhibidas
en los conatos ingratos del destino
en las gotas de rocío en la mirada
en los versos proscritos de su cuerpo

en tantos lugares sin heredero…
… se bosquejan leyendas y vidas

De "Alambique de vestigios"
Editorial Quadrivium
Francisco J. Picón
Todos los derechos reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual.

jueves, 25 de octubre de 2012

EN ELLA


En su piel
hibernan los inciensos
de mis caricias

en cada poro
de su talle
un sueño

en cada brote
de sus sentidos
un cogollo
de mis roces

en su mirada
residen mis ojos
agazapados en su pupila

en su pituitaria
el sabor de mis abrazos

en sus dedos
la estela de mis besos

en su corazón
una estría de ternura,
una sutura de cariño
y borbotones
de su existencia
en mis venas

En "Alambique de vestigios"
Editorial Quadrivium
Francisco J. Picón
Todos los derechos reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual.

viernes, 12 de octubre de 2012

PANAL DE VERSOS


I

En la colmena
inconsistente de la ciudad
zozobra la galera vetusta
de mi soliloquio

briznas de escoria
se asientan en la mirada
de mi desabrigo

una dócil hipotermia
en los poros de mi piel
refrenda mi frustración

(revolotean en mi entorno
holgazanes imprudentes
en busca de camastros
sin inquilino)

una insustancial brisa
repele los perfumes
indefensos
de mi albedrío

mientras,
ceñido al silencio,
abandono mi sueño
en brazos de la indolencia

y una nueva alborada
desvanecerá mis espectros
al calor de la rutina

II

Olor a quimera
y desencuentro,

un ramito de vestigios
(en el rincón desubicado)
guarnece el silencio
de voces
a destiempo

la carcoma,
radicada en la memoria,
nutre de olvidos
los recuerdos

una silla ociosa…
las huellas en los tapices
de la habitación…
rémoras de cuerpos
enmohecidos de intemperie
y tedio…

una fragancia de fiasco
en la hipófisis haragana
del engreimiento…

estampas omnipresentes
de la madurez

III

Tintinea el motor
de un coche,
alejándose en la distancia

cuchicheo perseverante
en la retina
de una mirada abrumada

mis pies persiguen
el sonido atenuado

mi instinto abandona
la gruta de la conciencia
y llovizna en el cristalino
de mi delirio…

… mientras,

el traqueteo
del vehículo remoto
se asfixia en la lejanía,

el letargo conquista
los meandros de mi consciencia

IV

Reminiscencias
entre lluvias ambiguas,
salobres de entonces,
rocíos de mañana,
lágrimas volátiles
de un hoy,
de un ahora

Bagaje,
arduo y plúmbeo,
envileciendo
lances venideros,
trascendiendo
recatos y aprensiones
de un antaño profundo

Lastre
instintivo y traicionero,
gravando
propuestas y afanes,
fortunas y talento,
órdago funesto
cursado a los sentidos

Añoranzas
disipadas en el arquetipo
del tiempo…

Del poemario  "Alambique de vestigios"
Editorial Quadrivium
Francisco J. Picón.
Todos los derechos reservados en el  Registro de la Propiedad Intelectual

sábado, 6 de octubre de 2012

SI TE DUELE LA PIEL


Si te duele la piel
Si te duelen los sentidos
Si te duele la vida
Si te duele estar vivo
Si te duele ser hombre
Si te duele la sonrisa


Sombras en los rincones de la angustia
Angustia en las arrugas del silencio
Silencio en los renglones de la huida
Huída a los confines del olvido

Olvido momentos, historias sin tiempo,
ausencias calladas, demencias furtivas,
sabores insípidos, aromas a viento,
reliquias oxidadas en el baúl de la rutina

Huida desesperada, camino sin retorno,
suelas desgastadas de reproches y desidias,
huellas demacradas en el barro del destino,
rescoldos de fuegos ahogados en el mar del hastío

Silencio agonizante en el tálamo de la ausencia,
afonía desafinada en el pentagrama del misterio,
tamborada nocturna en el tímpano de la locura,
corcheas de desconcierto en la melodía del miedo.

Angustia adormecida en el pecho de la costumbre,
suspiros disfrazados de bocanadas de nostalgia
encubriendo gemidos de una soledad hiriente
en los albores de una muerte en vida compartida

Sombras difuminadas entre reflejos de un hombre
ajado de arrugas en la piel de la cordura,
claroscuro esbozado en el lienzo de la derrota
con pinceladas robadas al arcón de la suerte

Si te duele la sonrisa
Si te duele ser hombre
Si te duele estar vivo
Si te duele la vida
Si te duelen los sentidos
Si te duele la piel

De "Con la vida a cuestas"
Editorial Quadrivium
Francisco J. Picón.
Todos los derechos reservados en  el Registro de la Propiedad Intelectual.