Improntas a dos voces

Está a punto de cumplirse uno de mis sueños: publicar con Olifante Ediciones de Poesía; mi nueva aventura es "Instantáneas entre penumbras".
Tendido aquí en la arena,
mientras veo volar
las gaviotas
me pregunto: ¿y el mar,
sabrá volar el mar?

(José Corredor-Matheos)

Buscar este blog

sábado, 28 de enero de 2012

SUSPIRO LA ESTELA DE TU NOMBRE


SUSPIRO LA ESTELA DE TU NOMBRE
con la suave brisa de un beso,
mientras,
entre las cicatrices del ayer
emerge un sabor en mi memoria.

Se perfila mi sonrisa entre tus labios
ciñendo la comisura de mi lengua
y un anhelo,
es, entonces, cuando retoña en mí
el hombre que había muerto
entre las prisas.

Amanece en mis pupilas el brillo de tus ojos
a caballo de los párpados del deseo
y la ternura,
me abrazo a la frontera de tu vientre
inhalando el aliento de tu cuerpo
junto al aura candente que te nombra.

Ya no hay miedo en el confín de mi locura…

Inédito
Francisco J. Picón
Todos los derechos reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual

sábado, 21 de enero de 2012

NO GUARDES NI UN DETALLE DE MÍ


No guardes ni un detalle de mí,
esconde en tu regazo un hálito de misterio
junto a las sombras que decoran tu sueño

recuerda que nunca supiste quien fui
y olvida el sabor del hueco que me nombra
en las papilas del sentido de la ausencia

borra los surcos de mis dedos en tu piel
con la tinta de las llagas del silencio
en el diario más intimo de tu cuerpo

esconde las cenizas y rescoldos de mi ser
en el baúl descorchado del tiempo
entre los jirones del orgullo y del miedo

Más no guardes ni un instante de mí,
sacude el polvo de mis caricias y de mis besos
y vuela solitaria en busca de nuevos sueños

pero, sobre todo, recuerda que nunca supiste quien fui…

De "Con la vida a cuestas"
Editorial Quadrivium
Francisco J. Picón
Todos los derechos reservados

viernes, 6 de enero de 2012

TRAS EL CRISTAL


Una silueta dibujada en el cristal
en una ventana dormida
al amparo de la distancia

una mirada esbozada entre líneas
en el quicio de la puerta
junto a la moldura de la soledad

una lágrima derramada en el parqué
hidratando virutas de angustia
al calor del barniz de la rutina

una caricia prohibida en el rodapié
que limita el sueño con la realidad
de las sombras en la comisura de la tristeza

un vaho adherido en las cortinas
de la habitación confiscada a la memoria
en los aledaños de la madrugada

un adiós difuminado en el cristal
en la ventana de la ausencia
al amparo de la locura
De "Con la vida a cuestas"
Editorial Quadrivium
Francisco J. Picón
Todos los derechos reservados