Improntas a dos voces

Está a punto de cumplirse uno de mis sueños: publicar con Olifante Ediciones de Poesía; mi nueva aventura es "Instantáneas entre penumbras".
Tendido aquí en la arena,
mientras veo volar
las gaviotas
me pregunto: ¿y el mar,
sabrá volar el mar?

(José Corredor-Matheos)

Buscar este blog

viernes, 29 de octubre de 2010

EL PELO ERA DE ENERO

El pelo era de enero.
Humedad, viento y noche,
bocinas y neón,
vacías soledades.
Intemperie
y en las pupilas... tu silencio.

Buscaba en mis alforjas.
Sabores, recuerdos y tiempo,
desidias y rubor,
ausencias en los agujeros.
Sombras
y en los labios... tu reflejo.

Y en mi agenda un suspiro.
Huecos, despistes y huidas,
olvidos y temor,
rumores en la distancia.
Desencanto
y en las manos... tu perfume.

Y en los bolsillos diciembre.
Un ayer, un mañana y el destierro,
momentos y dolor,
un adiós en la solapa.
Lágrimas
y en los oídos... tus huellas.

El pelo era de enero...


De "Sentimientos de un extraño"
Francisco J. Picón
Todos los derechos reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual

sábado, 23 de octubre de 2010

LEYENDA SUBURBANA

Guarda los recuerdos en el fondo de una botella
al abrigo de resacas destiladas por la fuerza del tiempo,
esconde los naipes de su destino en el bolsillo roído de la soledad
y los harapos del orgullo herido le recuerdan su fracaso...

Pasea el carrito de su indignidad por las venas de la ciudad
buscando el corazón que recibe la sangre de su desengaño,
borbotones de suertes perdidas en el anzuelo de la desdicha
y, desbordado de anemias de solidaridad, enferma su cuerpo...


Canta canciones rotas en la garganta de la pobreza
guiñando un ojo sin brillo al público del anfiteatro del olvido,
aplausos de fría indiferencia sustentan el triunfo de la miseria
mientas sus labios, cansados, buscan en la memoria un nuevo trago...


Duerme en su cama de adoquines con sábanas de cartón
el sueño deshilvanado de una historia perdida en el archivo de la rutina,
tubos de escape ambientan el ruído de la noche sin rumbo
y en la mano sujeta la botella, sus recuerdos... y una lejana esperanza.




De "Esencia de un amor"
Francisco J. Picón
Todos los derechos reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual



viernes, 15 de octubre de 2010

Y LA NIÑA DEL PELO ROJO

Y la niña del pelo rojo jugando en su balcón...



las escaleras rotas, 
                             las telarañas en las arrugas,
el bostezo del tiempo,
                             el sinsabor del silencio,
las sábanas tendidas,
                             la pobreza en las pupilas,
los harapos del olvido,
                            el gris dibujado entre los ojos...




la niebla calcificada en la cintura,
                           el polvo en las heridas,
una mancha de sueño en las manos,
                           un jergón de miedos,
la saliva derramada con promesas,
                           el paladar roto de mentiras,
un suspiro que se lleva el viento,
                           un grito que retumba en los oidos...


                                                 y la niña del pelo rojo jugando en el balcón...


De "Con la vida a cuestas. Nuevas cuestas"
Francisco J. Picón
Todos los derechos reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual

domingo, 10 de octubre de 2010

PEQUEÑA GRAN CIUDAD


Camino por las aceras de esta pequeña ciudad
por la que revolotean los pájaros todavía,
donde el ruido de la modernidad aún respeta soledades
y entre sus calles y paseos se conservan las sombras
de unas gentes que charlan en los portales


Recorro las riberas de esta pequeña ciudad
protegidas por álamos centenarios con olor a melancolía,
mirando las aguas de ese río que nutre los arrabales
de gotas de esperanza pintadas del color de las risas
que, entre sus orillas, entonan los zagales


Imágenes de esta pequeña gran ciudad,
enferma de olvidos,
repleta de sueños,
imágenes de un pueblo resignado a luchar


Escucho las canciones de esta pequeña ciudad
con letras de Labordeta, Carbonel o Sopeña,
voces de una historia escrita con la piel hecha jirones
y un escalofrío de orgullo recorre las penas
de una música que late en nuestros corazones


Escribo unos humildes versos a esta pequeña ciudad
con la rima de esa suerte que me regaló tu compañía,
con las estrofas nacidas de crecer al amparo de tus calles,
respirando el aliento del cierzo a bocanadas
y firmando con poemas el sabor de tus verdades


Imágenes de esta pequeña gran ciudad,
enferma de recuerdos,
repleta de silencios,
imágenes de un pueblo siempre dispuesto a amar


A una pequeña gran ciudad que me tiene robado el corazón...Zaragoza

De "Esencia de un amor"
Francisco J. Picón
Todos los derechos reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual

lunes, 4 de octubre de 2010

MIEDOS

Tiembla cada poro de mi piel
con el sonido del silencio
que puebla los rincones de tu ausencia

estertores de una muerte reciente
esbozan en el lienzo del recuerdo
el retrato de mi miedo en tu memoria

anulados mis sentidos en tu mente
abandonan las sombras de tu cuerpo
buscando el calor de mi locura

arañazos incandescentes en la mirada,
heridas del fantasma del destino
rasguños destilados de alcohol e intemperie

arrugas en la comisura de la sonrisa,
sarro en la brisa de mi aliento
telarañas de miseria en los dientes

no sé si hoy es ayer o mañana,
no entiendo las saetas de mi tiempo,
no encuentro el rumbo en mi horizonte...

y en mi piel siguen temblando mis sueños
y me asusta el silencio de tus labios
y en el hueco de tu ausencia acallo mi miedo

laten versos en el poema de mi suerte
rimados con las prisas de un deseo
que busca un dios en el cielo de tu boca

se apagan tus ojos acariciando la noche
tu pecho se entretiene a ritmo de espasmos
mientras mis manos abrazan tu cuello con ternura

saliva derramada en los pliegues de tu frente,
inmundicias destiladas en el alambique del misterio,
aromas a tragedia en el hostal de la huída

espera derramada entre sábanas turgentes,
derrotas disfrazadas de resacas sin sentido
amanecer oscuro entre vómitos de conciencia

el paisaje del mañana destierra la orgía del ayer,
aullidos de indiferencia entonan un canto
de despedida de un sueño, de bienvenida a nuevos miedos

no sé si ayer es hoy o mañana,
no alcanzo a subir al vagón de mi tiempo
no existe nada cuando abro los ojos... salvo mis miedos

y en mi piel cicatrices que ya no son miedos
y en mis labios silencios agonizando de miedo
y en la distancia se pierde tu cuerpo huyendo del miedo


De "Con la vida a cuestas" Ed. Quadrivium
Francisco J. Picón
Todos los derechos reservados en el registro de la Propiedad Intelectual