Improntas a dos voces

Está a punto de cumplirse uno de mis sueños: publicar con Olifante Ediciones de Poesía; mi nueva aventura es "Instantáneas entre penumbras".
Tendido aquí en la arena,
mientras veo volar
las gaviotas
me pregunto: ¿y el mar,
sabrá volar el mar?

(José Corredor-Matheos)

Buscar este blog

lunes, 31 de mayo de 2010

CANTARES SILENCIOSOS


X (Último)
Un cantar silencioso, una esencia de amor

Mi cantar silencioso ya no se calla... el silencio lo oculto en el baúl de la historia... una a una han caído las caducas hojas de los malos recuerdos arrastradas por la brisa de tu aliento... en mi cuaderno de dibujos el gris ya sólo es un detalle y no una esencia... la esencia está en el color de tu mirada... la esencia se consume en cada espasmo de vida que se agita en mi pecho cuando respiro tus besos...

Los silencios ya no son fantasmas que inquietan el guión de mis sueños... los sueños se escriben con la tinta de tu piel... en renglones de satisfacción tatuados en tu cintura...

En el velo de tu paladar se nubla la tristeza de mi antigua mirada... en el cielo de tu boca se perdonan mis pecados... en el monte de tu intimidad se desvelan mis secretos... en las curvas de tu cuerpo se escriben las hazañas de mis ansias de aventura... y en lo más interno de tu ser nació la pieza que faltaba al puzzle cuadrangular que conforma mi futuro...

Cuatro puntos cardinales que dan sentido a mi vida... en el norte, Paqui, la brújula que orienta mi rumbo... en los flancos las alas que me elevan más allá de los miedos, Lorena y Nerea... y en el sur de la inocencia el fruto de un amor, Alejandro...

Los vaivenes del destino mueren en este momento... este momento es el instante que anhelaba... mis anhelos se sacian con el brillo de la mirada compartida por mis puntos cardinales...

Gracias a vosotros, compañeros silenciosos de cantares, entonados con la melodía de una esencia de amor... gracias y el deseo de que disfrutéis de la vida tanto como este aprendiz de poeta enamorado...

Y acaba mi cantar silencioso naciendo al compás de la aventura de vivir contigo, junto al confín del universo de un beso en tus labios...

Y sonrío al duende de las suertes perdidas que se acordó de este pobre aprendiz de poeta...

... buenos días... a la vida....


De Cantares Silenciosos

Francisco J. Picón

Todos los derechos reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual

jueves, 27 de mayo de 2010

CANTARES SILENCIOSOS


IX
Primavera en el jardín de la edad

Caminábamos con la certeza de no saber dónde íbamos... pero con la altivez de los que creen que pedir consejo es una instancia al reconocimiento de nuestra ignorancia... sorteábamos los obstáculos a empentones de orgullo, mezclados con impulsos de amor propio e improperios de pedantería disfrazada de conocimiento...

En los arrabales de la juventud perdimos las flores descapulladas de la planta de la inocencia... el trabajo ocupó el espacio que, antaño, disfrutaban las copas, los bailes, la diversión... la responsabilidad era sinónimo de entrega, resbalábamos por los toboganes del parque del dinero, nadábamos en las aguas turbias de la vecindad... un saludo era un reto y el reto era seguir siendo uno mismo, sin morir en el intento...

Las estaciones de la edad eran jueces implacables... árbitros que examinaban nuestra rutina... la ciudad, otrora acogedora, era una cárcel de sueños robados a la esperanza... el humo de las chimeneas era el paisaje de la cotidianidad... y el estrés sustituyó a nuestro infantil amigo invisible...

Era una primavera sin duende que daba paso a un verano sin sueños, en un otoño de recuerdos para, abrigados en la estufa del aburrimiento, esperar el dulce sabor del letargo del invierno...

Los años eran heridas en la piel que sólo cicatrizaban con nuevas heridas de otros años... la edad de la primavera era tan corta...

La primavera de la edad perdió su inocencia en el jardín del tiempo...



De "Cantares Silenciosos"
Francisco J. Picón
Todos los derechos reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual

jueves, 20 de mayo de 2010

CANTARES SILENCIOSOS

VIII
Semilla de madurez

Una mañana de otoño o una tarde de invierno, un mediodía en primavera o una madrugada de verano... no recuerdo cuándo, ni tan siquiera se me ocurre dónde...lo cierto es que, envuelta en papel de sensatez y con un lacito de cordura, apareció, en el fondo de una duda, una semilla de madurez...

Y los días se hicieron más cortos... y las noches perdieron ese toque de complicidad... lo importante me importaba e ignoraba la bisutería de la rebeldía...

Mis ansias de abanderar cruzadas contra la injusticia se mimetizaron con el miedo a perder... la mirada brillante de ambiciones se apagó con los aires de estabilidad... y en el fondo del espejo ya no se reflejaban ilusiones sino deberes por hacer... y la pensión de doña Felisa cedió su sitio a un pisito y el coche no fue testigo de fuegos encendidos... y el parque era un paseo y en la noche se dormía y los amaneceres eran fotografías... y mi novia era una madre y su hija era mía...

Nunca me enseñaron a ser padre... aprendí a borbotones de llantos nocturnos, de pañales saturados de torpezas y de noches abrazados a cincuenta centímetros de indefensa hermosura... y, a pesar de todo, pasaron segundos que, reconvertidos en minutos, alimentaban las horas que componían los días... y nunca aprendí a ser padre y comprendí que nadie me enseñó a ser hijo...

La semilla se hizo árbol y el árbol sigue creciendo... y yo sigo madurando...



De "Cantares Silenciosos"
Francisco J. Picón
Todos los derechos reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual

sábado, 8 de mayo de 2010

CANTARES SILENCIOSOS



VII
Serenata de antaño

En ese tiempo las nubes de la mediocridad no tenían hueco en el cielo de la esperanza... los olores a rancia hipocresía eran absorbidos por el desodorante de la lealtad... el camino de regreso a la rutina se perdía en el cruce con la aventura... un segundo era una vida y la vida se te iba cada segundo... y respirábamos hondonadas de ideas sin modelar...

En ese tiempo nadábamos en los ríos de la fogosidad... bebíamos en la jarra de una sonrisa indecisa... jugábamos a ser mayores mas no quisimos crecer... Peter Pan era un símbolo y la Edad una tierra sin conquistar... unos labios el universo y unas caderas el cielo... un beso era sincero y sabía a canción... el amor era utopía y el sexo se confundía con un querer...

En ese tiempo sólo llovía en la mirada de un desengaño... no hacía falta el Sol cuando brillaba la Luna... las flores eran pinturas en el lienzo de un romance... un árbol era un paraguas y el césped un colchón de asalto... las guerras eran sin balas y los odios con misterio... la noche era aliada y el día un ruín ladrón de sueños... dormir era un pecado y en la vida se pecaba...

En ese tiempo nunca había tiempo para pensar, sólo para vivir... respirábamos deseos a hurtadillas del destino... trasvasábamos jeringas de sueños a golpes del caballo de la muerte anunciada... fumábamos la nicotina de la esperanza disfrazada de suerte desterrada... bebíamos licores de cansancio endulzados con el azúcar de un beso robado en la boca de la incertidumbre del futuro... y la resaca del presente desbordaba el sabor de la rutina...




De "Cantares Silenciosos"
Francisco J. Picón
Todos los derechos reservados en el registro de la Propiedad Intelectual

jueves, 6 de mayo de 2010

RECITAL / PRESENTACIÓN EN VALLADOLID



El próximo día 13 Recital Poético y Presentación de Libros en Valladolid

En el recital de poesía intervendrán:

CRISTIANA DOLI (Rumanía)
GOYO TARDÓN (En voz de Felícitas Rebaque de Lázaro)
FRANCISCO CENAMOR (Leganés)
FRANCISCO J. PICÓN (Zaragoza)

En el mismo acto se presentarán los libros:

"Casa de Aire" (Amargord Ediciones, Madrid 2009)
"Con la vida a cuestas" (Editorial Quadrivium, Gerona 2009)

Este acto tendrá lugar en:

Café EL SUR
C/ Estadio, 9
VALLADOLID


PRESENTACIÓN EN ZAMORA






















El próximo día 14 de Mayo se presenta "Con la vida a cuestas" en Zamora junto a "Voces de otra tumba" de Javier Abelardo


Será a las 19:30

En el SALÓN DE ACTOS DE CAJA ESPAÑA
C/ SAN TORCUATO, 19

Nos presenta la escritora vallisoletana Felícitas Rebaque de Lázaro


sábado, 1 de mayo de 2010

CANTARES SILENCIOSOS

Negrita
VI
Inmadurez

Una guitarra suena en el fondo de un corazón rebelde... una melena ondea la bandera del inconformismo... el cuero de una chaqueta da color a la imagen de la juventud... una barba de tres días fraguada con la forja de la insurrección... un romper con todo y nada, un querer y no poder... un sabor agridulce en los labios de la solidaridad... un muchacho que no es hombre y un hombre que no es quien fue...

Libertad en la mirada que enmarca una cárcel en la piel... un reino de los sentidos sin país que defender... una flor en la canana y una bala de amistad... un vivir tan deprisa que no hay tiempo para despertar... una muerte anunciada en los balcones de la fertilidad...

Decisiones inconexas que desembocan en la orilla del futuro... combatiente de una guerra que se perdió sin luchar... devorador de historias que nunca se han de narrar... protagonista de un cuento que no conoce el final... aventurero sin miedos a lomos de la ilusión... viajero sin rumbo fijo, sin estación, ni andén, ni vía, ni tren hacia la paz...

Años que no se cumplen pues acaban de pasar, vidas que no se viven aún por empezar, muertes que no se mueren y se olvidaron matar... cuerpos que ya no existen pues envejecieron de azar...

Los vientos del otoño de mi madurez arrastraron al olvido las hojas de mi mocedad...


De "Cantares Silenciosos"
Francisco J. Picón
Todos los derechos reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual