Improntas a dos voces

Está a punto de cumplirse uno de mis sueños: publicar con Olifante Ediciones de Poesía; mi nueva aventura es "Instantáneas entre penumbras".
Tendido aquí en la arena,
mientras veo volar
las gaviotas
me pregunto: ¿y el mar,
sabrá volar el mar?

(José Corredor-Matheos)

Buscar este blog

lunes, 26 de abril de 2010

CANTARES SILENCIOSOS

V
Pecados de acné

Como fruta que madura mi adolescencia surgió entre brisas de impaciencia y tormentas de decepción... creció a la sombra de la incipiente barba de la seriedad... entre bostezos de estudios y desvelos de libertad... buscó acallar las burbujas de mil dudas con mareas de curiosidad y descubrir el bocetó de un hombre que, quizá, será...

Corrí detrás de la falda de una historia por contar... respirando el aroma de la piel del cuerpo del delito y el pecado de soñar... escuché la rebeldía y desoí la resignación... murmuré mi inocencia y grité mi indignación... callé mi cobardía y canté nuestra canción... entoné un mea culpa cuando ya no hubo perdón...

Abandoné el pijama de Walt Disney para vestirme de tristeza... me alimenté de resacas al amanecer de la soledad... dormí junto a una luna que perdió su claridad.... deslumbré al sol del dinero con monedas de sinceridad... abaniqué tornados de miedo con mis ganas de volar...

Por cada pecado cometido nació en mí un grano de dignidad... por cada mentira vivida perdí mi virginidad... por cada sueño incumplido me encarceló la realidad... por cada verso olvidado se escribió el poema de mi personalidad...

Corrí tan lentamente que tardé en alcanzar tu sombra con las prisas de la pubertad...



De "Cantares Silenciosos"
Francisco J. Picón
Todos los derechos reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual




miércoles, 21 de abril de 2010

CANTARES SILENCIOSOS




IV
Cuando fui niño

Cuando fui niño esbocé sonrisas de inocencia en las praderas del asfalto junto al arrabal del neón... jugué la partida del crecer en el asiento de la atrevida ignorancia... grité aventuras imaginarias en los árboles del qué dirán... pero disfruté cada instante como si descubriera la tierra prometida...

Cuando fui niño no conocía la esencia de ser persona en un mundo salvaje... llenaba maletas de ilusiones en la habitación del conocimiento... recorría las avenidas inexploradas de la ciudad del futuro... comprometía conciencias sin abonar el peaje... pero soñaba con lunas que iluminaban los soles como bombillas de verdades incandescentes en la prisión de los dioses...

Cuando fui niño no quería ser hombre... carecía de miedos pues no conocía el silencio... la fobia era un enfado y el enfado la risa... buscaba serpientes para conquistar un reino... cazaba las sombras para despegarlas del suelo... corría sin pausa pues no tenía prisa... pero no existía lo imposible, ni lo incierto, ni el tiempo...

Cuando fui niño cambiaba dinero por sueños... los gritos por besos... la ira por juegos y cada sorpresa era un mundo y el Mundo mi sorpresa...

Cuando fui niño tuve un sueño... cuando fui hombre alcancé el sueño... cuando fui anciano conocí la dicha de morir con mi sueño...

Cuando fui niño viví... no quise morir sin mi sueño...


De "Cantares Silenciosos"
Francisco J. Picón
Todos los derechos reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual

sábado, 17 de abril de 2010

CANTARES SILENCIOSOS

III
Saliendo del cascarón

Era tan fácil... y tan aburrido vivir sin saber lo que estás viviendo al calor de los cuidados de la madre resignación... pero, realmente, ¿vivir es pasar los días o acaso disfrutar cada gajo de la fruta prohibida de la libertad?

Apenas estoy naciendo a la sutil realidad de unas caricias sinceras... apenas mi cascarón ronronea mientras se abre a los suspiros de un deseo... apenas la flor de mi intimidad desnuda su turbación ante los ojos de un sollozo de placer incontrolado... apenas un instante a tu lado y es más hermoso que la eternidad sin tus abrazos... apenas he respirado tu aliento y ya no inhalo otros sueños que los de tus labios entreabiertos...

Aún, algunas veces, me despierto en mitad de mi insomnio y escucho el silencio de mi antigua tristeza... aún descubro histerias en el baúl del pasado... aún se me escapa el aire en la burbuja del desasosiego... aún es ayer un desprecio y hoy un miedo latente... aún es ayer un misterio y mañana mi universo...

Aún no soy tan libre como esclavo mi recuerdo, más confío en el hacedor de sonrisas cuando me pierdo en la sinfonía que interpreta tu pelo... aún me sorprendo y me asusto ¿será real tu existencia o despertaré algún día en los brazos del infierno?

Abriré los ojos al tiempo para que sus saetas deslicen mi corazón a tu cuerpo...

Abriré la puerta a la brisa para que meza mis sueños...

Abriré mi cascarón en tus manos para que abraces mis miedos...

¡Hasta nunca cascarón que encarcelabas mi canto!...



De "Cantares Silenciosos"
Francisco J. Picón
Todos los derechos reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual

jueves, 15 de abril de 2010

CANTARES SILENCIOSOS

II
Marinero de mares ajenos

He viajado por los cuerpos de continentes abruptos buscando un paraíso perdido en el sinfín de mi fantasía...

He recorrido selvas de reproches en el umbral de mis mejores galas disfrazado de muchacho valiente... y he llorado en los rincones de la cisterna de un water... gimiendo dentelladas de lamentos infames al calor de un ambiente atrofiado...

He soportado las lluvias amargas de palabras hirientes... el granizo insano de miradas esquivas... el huracán de la desconfianza junto a torbellinos de ira... pero todo eso no importa si alcanzo el puerto de tu regazo para mi nave cansada...

He encontrado un mar de calma donde atracar mis pasiones... una isla del tesoro valorada en lingotes de ternura y besos y mi alma de poeta, otrora aventurera, se ufana en abrazarse al contorno de tu viento...

Hoy mi cantar silencioso, aún convaleciente tras su venida al mundo, reposa en las sábanas del lecho de tu pelo...

Hoy es una aventura y ayer una mentira...

(Remaré entre estas aguas sin abandonar mi sitio en el muelle de tus labios...)



De "Cantares Silenciosos"
Francisco J. Picón
Todos los derechos reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual


martes, 13 de abril de 2010

CANTARES SILENCIOSOS


I
NACIÓ LA LUZ


Las tinieblas que gobernaban mi eterna soledad están abandonando la estancia maldita del jardín de mis recuerdos.

Un rayo de armonía recorre la tormenta de mi corazón en busca de encontrar la salida hacia el paraíso de tus caderas... y dormir.

He navegado entre las sombras de las esperanzas incumplidas y los sueños utópicos que se perdían en el fondo del océano de la nostalgia... pero siempre he podido respirar con el aire que se escapaba de tu recuerdo... aún sin conocerte... aún estando sólo en el más maravilloso de mis anhelos... respirando ilusiones cuando me alimentaba de fracasos y desconciertos... de desgarros en la piel de mi inocencia y heridas en la razón de mi vida.

Por fin mis ojos han conocido la luz al perderse en el brillo de la mirada más profunda, hermosa y sincera que ser humano haya logrado tan siquiera adivinar...

Y el día retira al destierro a la noche eterna del planeta de la infelicidad...

Y empiza mi cantar silencioso naciendo al compás de la aventura de vivir contigo, junto al confín del universo de un beso en tus labios...

Y sonrío al duende de las suertes perdidas que se acordó de este pobre aprendiz de poeta.

Buenos días a la vida....




De "Cantares Silenciosos"
Todos los derechos reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual

sábado, 10 de abril de 2010

UN OJALÁ CONTRA LA SINRAZÓN


¡Ojalá pudiera cerrar los ojos y olvidar tantas cosas!
¡Ojalá al abrirlos de nuevo descubriera que todo es bonito...!

Abrir los ojos y mirar como juegan esos niños
entre gritos y risas, con la ropa de la inocencia...
respirar el aire puro que nace de sus sueños
y perderme en la aventura de esa infancia...

...rota por la guerra sin nombre de no importa que lugar
que amputó su futuro con la guillotina de la incomprensión
que arruinó para siempre la cosecha de gentes de bien por la sinrazón
de una orden de matar, de un juez sin clemencia... sin ganas de jugar

¡Ojalá pudiera escuchar el silencio y desterrar tantos ruídos!
¡Ojalá supiera sentir la sinfonía de los cantos que entonan la paz!

Escuchar la melodía de una familia al calor de una mesa
saboreando cariños y besos, tarareando miradas y complicidad
degustar la alegría que mana del cuello de sus camisas
y abrigarme junto a la sombra de su felicidad...

... rota por un tiro en la nuca de un padre culpable de pensar
que partió en pedazos de injusticia las entrañas de un humilde corazón
que apagó la luz de unos ojos ávidos de esperanza por la sinrazón
de una orden de matar, de un juez sin clemencia... sin ganas de mirar

¡Ojalá pudiera acariciar un piel sin agravios de color y exiliar tantos miedos!
¡Ojalá alcanzara a entender sin juzgar, a aceptar sin condenar, a vivir sin más!

Sentir cada poro de una piel sin colores de guerra bailando la danza del viento
entre personas sin sexo, sin raza, sin causa ni condición
remontar cada relieve de un cuerpo esculpido con esos alientos
de unos locos de atar que abanderan la comprensión...

... rota por la daga maldita que encendió la hoguera de la vanidad
que enfrentó a seres humanos con el estandarte de la religión
que nubló el cielo de nuestro paladar enarbolando la sinrazón
de una orden de matar, de un juez sin clemencia... sin ganas de libertad

¡Ojalá sirviera un poema para que no se necesite tanto ojalá!
¡Ojalá unos cuantos versos construyesen la muralla contra tanta sinrazón!


Escrito en febrero de 2004
Todos los derechos reservados en la Propiedad Intelectual

domingo, 4 de abril de 2010

EN EL CIELO DE SU BOCA


En el cielo de su boca
amanecieron silencios,
en la caries de su aliento
un empaste de sonrisas
forzadas, una mueca
de hastío y un regusto
de miseria en su lengua

en el iris de sus ojos
un transtorno de pupilas
dibuja miradas vacías,
un reflejo invertido
en el espejo, una dioptría
de tristeza disimula
una lágrima sin dueño

en las palmas de las manos
anochecían las líneas,
entre los dedos caricias
huérfanas buscan
asilo en el cuerpo del delito
de sentir. Y en el dorso
un remite sin destino

en el cielo de su boca
un ocaso, un orto y una derrota,
en sus pupilas la ausencia
y en la retina la miseria
de la soledad no elegida...

Todos los derechos reservados en el Registro de la Propiedad Intelectual
2010

jueves, 1 de abril de 2010



Si alguien está interesado en comprarlo dirigirse a.

Editorial Quadrivium
Jaume Marquès i Casanovas 11, 1ºC
17003 GIRONA

director@editorialquadrivium.es

secretaria@editorialquadrivium.es